Responsabilidad compartida

Es mucho lo que las autoridades pueden hacer en materia de seguridad y prevención de accidentes durante periodos como Semana Santa, pero nada funcionará si todas esas acciones no van acompañadas de algo fundamental: la participación responsable de nosotros los ciudadanos. Lamentable, pero el tener esto último es lo que más de dificulta y por […]

Periodista sinaloense con más de 30 años de experiencia en medios escritos y electrónicos. Editorialista de Línea Directa, escribe la columna Tiempo de Opinión y conduce El Cerrojo de Línea Directa en su emisión Guasave.

Es mucho lo que las autoridades pueden hacer en materia de seguridad y prevención de accidentes durante periodos como Semana Santa, pero nada funcionará si todas esas acciones no van acompañadas de algo fundamental: la participación responsable de nosotros los ciudadanos.

Lamentable, pero el tener esto último es lo que más de dificulta y por lo general no acatamos recomendaciones elementales que hacen las autoridades formales y organismos de prevención y ayuda que colaboran desinteresadamente para reducir riesgo de accidentes en carreteras, playas y otros centros recreativos.

Estoy seguro de que ningún presidente o alcaldesa en el estado quiere que en su municipio se registren desgracias que enluten a familias durante días especiales como Semana Santa.

Me consta también que, como en el caso de Guasave, se invierten importantes cantidades de dinero, haciendo a un lado otras notorias necesidades, con el objeto de montar un operativo de lo más completo, con una buena atención a quienes en él participan.

Aurelia Leal López ya dio a conocer que se gastaron en Guasave tres millones de pesos en el operativo especial, pues no se escatimaron recursos buscando una Semana Santa blanca, lo que finalmente no se logró.

Además está la lección de vocación de servicio a los demás que nos dieron bomberos voluntarios, socorristas de Cruz Roja o miembros de organizaciones de protección civil, que sin retribución alguna se suman a estas labores de ayuda y orientación a los demás.

Hubo funcionarios municipales que, como dicen, se pusieron la camiseta y cumplieron cabalmente con la responsabilidad encomendada, y que bueno, pero mayor reconocimiento merecen decenas de empleados de la comuna que se sumaron a este esfuerzo sacrificando tiempo y momentos que pudieron haber pasado con su familia.

Muchos de quienes participaron en este operativo especial de Semana Santa lo hacen regularmente los fines de semana o bien en días de asueto en los que se prevé mucho movimiento de gente en centros de recreo y carreteras.

Creo que vale la pena reflexionar sobre esa altruista labor que hacen ciudadanos con esa gran generosidad de aportar tiempo y trabajo para ayudar a los demás.

Eso nos permitiría valorar más ese esfuerzo y como ciudadanos podríamos ser más receptivos de las recomendaciones que nos hacen y entonces actuaríamos con mayor responsabilidad.

Si no nos damos esa oportunidad, por más que hagan y gasten los gobiernos en operativos de seguridad y prevención no se tendrán resultados halagadores.

No se trata de que nos pongan a un policía, agente de Tránsito, Bombero, socorrista de Cruz Roja o voluntario de Protección Civil a cada ciudadano, porque no es posible, pero sí que seamos más cuidadosos todos siempre.

Dejemos que la autoridad haga su trabajo, y nosotros como ciudadanos aportemos lo que nos corresponde.

Comentarios