Recibos de CFE, hasta las nubes

Pasan los días desde que se levantó la “Ley Seca” y hasta ahora los ciudadanos no han mostrado el mejor comportamiento a la hora de comprar cerveza, pues se siguen aglomerando afuera de los comercios. Este jueves la nota se la llevó un depósito de Los Mochis, en donde la fila de más de 200 vehículos fue de varios kilómetros de longitud.

Podrán argumentar algunos que dentro de los carros no se corría ningún riesgo, pero sin duda que no queda un buen sabor de boca con estas imágenes, y ayer tuvieron que intervenir Protección Civil y Coepriss, aunque al final los propios trabajadores del expendio decidieron bajar las cortinas para evitarse problemas mayores.

Queda de manifiesto también que la cerveza está escaseando y los pocos lugares abiertos o con existencia de producto, se están llenado de gente. Ya veremos en los próximos días si las autoridades no terminan por dar un “manotazo en la mesa” ante estos comportamientos.

Eso sí, se abrieron los negocios que venden bebidas alcohólicas y la sociedad se pregunta ¿cuándo pasará lo mismo con papelerías, los comedores de los restaurantes o con los pasillos “no esenciales” de los supermercados? Para eso ni siquiera hay fecha definida, reconoció ayer el titular del Instituto de Protección Civil, Juan Francisco Vega Meza…

Dura crítica la que hizo ayer el presidente del PAN en Ahome, Ariel Aguilar Algandar, en contra del alcalde Manuel Guillermo Chapman, el cual dijo prácticamente “ni se ve, ni se oye, ni se siente”, y lo que se observa es prácticamente un vacío de autoridad en el municipio.

De acuerdo con el líder panista, en los más de 60 días de cuarentena, Don Billy solo ha dado la cara públicamente unas 3 o 4 veces, y por ello, aseguró, mucha gente ya está arrepentida de haber votado por alguien que no saben si se encuentra trabajando, en su casa, en Ciudad de México o fuera del país, como es muy común que lo haga.

Ariel Aguilar subrayó que al igual que el resto del mundo, Ahome está atravesando por uno de los momentos más complicado en su historia y justo en este momento hay una completa falta de autoridad, lo cual se demuestra en problemas como la falta constante de presión en el servicio de agua potable, las calles llenas de baches, los parques en total abandono y en general una ciudad sucia… ¿Qué tendrá que decir al respecto el alcalde Chapman? ¿Saldrá a dar la cara después de esto?

Esta semana los ciudadanos literalmente pegaron el grito en el cielo al llegarles los recibos de la Comisión de Federal de Electricidad y notar que los cobros se “fueron hasta las nubes”, al aumentar dos, tres o hasta cuatro veces, en un contexto, ya todos los sabemos, de especial dificultad económica para la gran mayoría.

Al respecto, el presidente de la Canaco Culiacán, Diego Castro Blanco, calificó como “inhumano y criminal” estos cobros tan altos de luz que están aplicando a las familias y al comercio en plena pandemia, y también los tildó de insensibles por cortarle el servicio, sin mediar a palabras, a hogares en donde incluso hay personas enfermedad de COVID-19.

Pero quien quiso calmar un poco las aguas fue el presidente de Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia de Sinaloa, Guillermo Padilla, quien aclaró que los altos cobros, más que un abuso, son consumos reales porque muchos ciudadanos empezaron a encender los aires acondicionados antes de que les empezaran a aplicar la tarifa subsidiada de verano. No obstante, incluso en ese supuesto, el calificativo de “insensible” le queda perfecto a la CFE. ¿A poco no?

Por cierto, los funcionarios de la Dirección General de Aeronáutica Civil tampoco cantan mal las rancheras en eso de la insensibilidad. Esta dependencia federal es una de las más cerradas y prácticamente nada de muertito en lo que respecta a poner orden en los cielos de Sinaloa, que son plenamente su competencia.

Desde hace años realmente las avionetas hacen lo que les da la gana a lo largo y ancho del estado. Lo mismo vuelan a una muy baja altura cerca de áreas habitadas, que fumigan a diestra y siniestra a los ciudadanos, tal y como ocurrió hace unos días en un fraccionamiento de Los Mochis.

Ante este acontecimiento, se buscó la postura del comandante de Aeronáutica Civil en el Aeropuerto de Los Mochis, Francisco Sosa de la Fuente… pero este, tal cual, le colgó el teléfono a Línea Directa y dijo que no podía dar nada de información y se despidió con un “ándele, bye”. Ah, para funcionarios que tenemos… Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios