¿Quién podrá defendernos de la CFE?

Pasan los días, siguen registrándose quejas de los altos cobros de la Comisión Federal de Electricidad y como diría una famosa frase de la televisión mexicana: “y nadie hace nada”. Llegar hasta los altos directivos de la dependencia es prácticamente imposible para los ciudadanos de “a pie”, y los que podrían interceder por nosotros, los legisladores federales, parecen que traen descompuesta la brújula.

La diputada federal por Morena, Yadira Santiago Marcos, de plano se quiso lavar las manos y dijo que si la luz está muy cara hoy en día es culpa del PRI y del PAN por aprobar la reforma energética en el sexenio pasado y permitir “que la iniciativa privada generara energía y se la vendiera a la CFE”… Plop. Palabras muy buenas para politizar el tema y subirse al ring, pero que en nada le sirven a la gente que ha visto que sus recibos se incrementan al triple o cuádruple.

La senadora Imelda Castro Castro anunció con bombo y platillo que como apoyo, la Comisión empezaría a permitir pagos en abonos… aunque esto en realidad ya existía desde mucho y no soluciona el problema de fondo. Anunció que este martes se reunirá con funcionarios de la paraestatal para discutir el tema, aunque no hay confianza de que acuerden algo trascendental.

Mientras tanto, los diputados del PRI y el PAN, Erika Sánchez y Carlos Castaños, han levantado la voz pero hace falta contundencia y sin duda, más que politizar el tema como han hecho algunos, se necesita que encabecen y organicen un frente común de autoridades municipales, estatales y organizaciones de la sociedad civil, que defienda a los sinaloenses y sea su portavoz ante esta escalada en los precios…

El gobernador Quirino Ordaz puso sobre la mesa que mediados de junio es la fecha tentativa para reabrir parques, cines y hoteles en Sinaloa, una vez que pase la peor parte de la pandemia del coronavirus, pero sin dejar de aplicar las medidas de sana distancia y además no abrirían al 100% de su capacidad. 

El mandatario estatal señaló que ya se ha estado reuniendo con los diversos sectores empresariales para definir a ciencia cierta cómo será el regreso a las actividades comerciales e ir reabriendo los negocios de una manera gradual, prudente y con todos los protocolos de salud para evitar que se vuelvan a disparar los casos porque entonces se tendrían que volver a tomar medidas de distanciamiento social.

De hecho, nos comentan que los empresarios ya tienen estructurado un borrador de cómo sería la reapertura gradual, y qué negocios abrirían de acuerdo al semáforo de alerta de COVID, que entrará a “operar” el 1 de junio. Es un esquema muy similar al que se presentó la semana pasada en la Ciudad de México, y que sería fundamental para dar certidumbre a los sinaloenses. Las pláticas con el Gobierno del Estado ya están en marcha, como bien señaló Quirino Ordaz, y esperemos en los próximos días se haga oficial este plan estructurado de reactivación…

Desafortunadamente, no servirán de mucho estos planes y esfuerzos si la sociedad no pone de su parte para quedarse en casa en estos días complicados. Hoy se cumple una semana desde que se levantó la Ley Seca y el comportamiento de los sinaloenses no ha dado muestras de mejorar.

El fin de semana que terminó, se reportaron un total de 880 fiestas o reuniones a lo largo y ancho de la entidad, de acuerdo a datos de la Línea de Emergencia 911. El fin de semana anterior, cuando seguía vigente la restricción para comprar bebidas alcohólicas, fueron 523 los reportes. Vaya que hubo un aumento.

También se constató un relajamiento en las playas de Ahome, Guasave, Navolato, Cruz de Elota y Mazatlán. Y no es que las autoridades no tengan responsabilidad, sigue abierto el debate sobre qué tan buena medida fue el levantamiento de la Ley Seca, y quizá no haya sido lo mejor. Pero el mal comportamiento ciudadano no es responsabilidad entera del gobierno y la ciudadanía ha quedado muy mal parada con su actuar…

En Ahome, el alcalde Manuel Guillermo Chapman se echó encima al Cabildo entero al ignorarlo por completo y hacerlo a un lado, pues unilateralmente decidió enviar al Congreso de Sinaloa la cuenta pública municipal del último trimestre sin previo dictamen del cuerpo edilicio. El munícipe argumenta que ante la actual pandemia de coronavirus, no hay condiciones para sesionar en el salón de Cabildos y por ello “obvió” este requisito.

No obstante, desde el pasado fin de semana se le vino encima un alud de críticas por esta acción. Una de las más contundentes (que a nadie le sorprenda) vino de la síndica procuradora, Angelina Valenzuela, quien señaló que el alcalde está incurriendo en graves violaciones a la Constitución Política de Sinaloa, a la Ley de la Auditoría Superior del Estado y a la ley de Gobierno Municipal, pues ninguna de estas lo faculta para cometer esta “omisión”.

Como parte de este alud, el diputado local morenista Juan Ramón Torres Navarro incluso dijo que el cuerpo de regidores puede tomar acciones contundentes y desaforar a Don Billy, y el líder del PAN, Ariel Aguilar, opinó que en esta decisión “hay culebra en el agua” y pareciera que el presidente municipal quiere ocultar los pormenores de los gastos que ha hecho en la contingencia sanitaria. ¿Será? Habrá que ver si Chapman mete reversa ante estos fuertes embates en su contra. Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios

sit efficitur. risus. Nullam vulputate, sed fringilla ut elementum facilisis