Por si algo nos faltara…

Culiacán, 06 de abril 2020. Con el coronavirus a toda marcha, todavía hay quienes insisten en disculpar a las autoridades “competentes”, pero el hecho irrebatible es que en Culiacán, y en Sinaloa (en los demás estados la opinión es semejante) están reducidas a simples administradoras del caos, lo que se puede derivar nada más con ver lo que pasa cada día con la “seguridad” pública.

La llevada y traída pandemia, convertida en pretexto para muchas cosas, desde el capital leonino hasta los gobiernos, con todo y las limitaciones que ha impuesto, no ha servido para ocultar lo fundamental: la inoperancia de aparatos institucionales onerosos, jefaturados por improvisados e incompetentes. 

Que el cierre de la economía, o casi, dure más tiempo del que se pensaba, parece ser un riesgo de consecuencias aún no ponderadas en su correcta dimensión y, es inconcuso, los gobiernos, en todas partes, se han mostrado incapaces de diseñar alternativas viables.

El costo es imprevisible y tendría varias aristas, todas perniciosas. Vamos a ver, mientras el escenario se complica día a día.

Mal y de malas va este mundo que ves.

UNA DEUDA IMPAGABLE

El endeudamiento externo del sector público y las empresas privadas en México llegó, el año pasado, a un saldo histórico: 452 mil 991 millones de dólares (8.7 billones de pesos), que representan 35.8 por ciento del producto interno bruto (PIB), según datos del Banco Mundial (BM).

México está entre los diez mayores deudores del mundo, debido, dice el organismo, a “las tensiones políticas vinculadas al comercio con Estados Unidos”, que han derivado en una reducción de “los flujos de capital a los mercados financieros” y la deuda de corto plazo se ha incrementado tres veces.

Como se vea, no es asunto menor y habrá más repercusiones. De entrada, ni de lejos se alcanzará el prometido crecimiento económico que, ahora con la pandemia, puede ser un decremento de seis o siete por ciento.

RELAJO GENERAL

Hablar de servicios como la banca, Telmex, CFE, IMSS, ISSSTE y demás entidades, de plano es entrar a otra maraña terrible de abusos en contra de los ciudadanos. Ahora, con el llevado y traído coronavirus, la cosa está peor.

Las organizaciones que apoyen la defensa de los derechos de los consumidores brillan por su ausencia y los partidos políticos y el gobierno ignoran la cuestión, sobre todo porque muchos de ellos son propietarios, socios o cómplices de muchos de esos negocios.

Y a ver hasta cuándo.

EN EL TINTERO

-Es indispensable un “reajuste” de las finanzas mundiales y del petróleo, antes de que la crisis se adelante, les dijeron los “think tanks” a sus patrones en Davos, desde 2019. Quizás fue coincidencia, pero entonces llegó el coronavirus.

-El “gran problema” de los enfermos terminales que se tiene que atender a un alto costo, y de los jubilados y pensionados, fue advertido por los “think tanks” del capitalismo desde hace unos años. Urgía una solución, indicaron.

-El caos en Choix y colindantes, el pasado miércoles primero del mes en curso, es una muestra más del desgobierno que se vive en Sinaloa y en casi todo el país. En Chihuahua y Guanajuato, el fin de semana, la debacle. El coronavirus les viene flojo.

-Desde mucho antes del coronavirus, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) encontró “evidencia probable” de que los principales bancos que operan en México “incurrieron en prácticas de colusión para manipular los precios de los bonos del gobierno”. Si buscan en serio, eso sería mínimo comparado con lo que hacen, impunemente hasta ahora.

-Ayer, el presidente AMLO, en otro de sus informes, presentó un proyecto económico “no ortodoxo” que no va a ser “más de lo mismo”. Ya habrá tiempo de comentarlo y vamos a ver que resulta.

-Luis Eduardo Aute, poeta y cantautor, hombre generoso y luchador, compañero de Silvio Rodríguez, murió en un hospital de Madrid a los 76 años. Afectado por una enfermedad crónica desde hace años, el coronavirus hizo su parte. Descanse en paz, y de este mundo que ha perdido el rumbo. 

-Esta columna aparece en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com) y Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz. (cano.1979@live.com).

Comentarios

leo dolor venenatis, velit, diam elementum odio consectetur