Pero no se aprende

Culiacán, 18 de mayo 2020. Bien dice Noam Chomsky que “la crisis del coronavirus pudo haberse evitado”, pero la posibilidad “fue bloqueada por la plaga neoliberal” y luego todo se puso peor “por la traición del sistema político”.

Además, en efecto, sin sombra de duda, “las farmacéuticas (están) en manos de las tiranías privadas (y) hubo una simulación a gran escala entre los países”.

Para las compañías farmacéuticas, “tiranías privadas, empresas que no son responsables ante el público”, es mucho más rentable “hacer nuevas cremas corporales que encontrar una vacuna que proteja a la gente de la destrucción total”.

EL ACECHO AUTORITARIO

En un mundo donde la atención al sector salud es un asunto de mero discurso, las carencias no tienen solución, el aparato en su conjunto es sinónimo de ineficiencia y está en manos de incompetentes, las cosas no iban a salir bien.

Por si algo faltara, luego de la crisis en su estado más crítico (que habrá de pasar, sin duda, pero no porque la “clase” política y gubernamental haya hecho algo bien) otros riesgos acechan y van “desde la instalación de estados altamente autoritarios y brutales, hasta la reconstrucción radical de la sociedad en términos más humanos, preocupada por las necesidades humanas, no por beneficios privados”.

Esos estados autoritarios “son muy compatibles con el neoliberalismo”, y advierte Chomsky: “no está tan fuera de lugar, pensar que un sistema de salvajismo neoliberal, podría ser reinstalado por autoproclamados libertadores, con una poderosa violencia estatal impuesta” (ver: http://verticedesinaloa.net/1-principal.html).

Y ausente la actoría social, casi perdido el sentido de ciudadanía y el pacto social al nivel de un remedo, se ve muy difícil que el mundo aprenda de las experiencias y deje de estar echado, como está.

CON ESAS “JUSTIFICACIONES”

El pasado día once del mes en curso, se publicó el acuerdo que oficializa “la asistencia” de las fuerzas armadas a la Guardia Nacional (GN) en el combate a la delincuencia.

Ejército y Marina deberán “respetar los derechos humanos” y su participación es “de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada y complementaria con las labores de las autoridades civiles”.

El gobierno federal,  y naturales epígonos locales, insisten en que está muy bien, que no hay retroceso alguno, que el mando será civil, que no hay fracaso y etcétera.

Esas declaraciones, como quiera que se le mire, no tienen caso. Mejor sería que guardaran silencio.

Por nuestra parte, a esperar que resulte lo que hasta ahora, incluso con Ejército y Marina, no ha resultado.

Y MÁS “CONTAGIADOS”

Hace unos días advertimos que ya son varios los funcionarios, de “los tres niveles” (denominación de banda y no de música) que afirman haberse contagiado con el llevado y traído Covid-19, que de inmediato reciben atención médica y mediática. Los que se hayan enfermado, que sanen; los otros, que los hay, que disfruten sus quince minutos de fama (o un poco más).

La ola crece, mientras no se sabe a ciencia cierta si es verdad o no. No sólo políticos, también figuras de la farándula y habrá más, ciertos o en duda, en los próximos días. Ya lo verá Usted.

EN EL TINTERO

-La semana pasada, el tráfico citadino en Culiacán estuvo alrededor del 80 por ciento. No lo vio quien se haya quedado encerrado. No se ven las virtudes del confinamiento y la población no lo respeta, así de simple.

-Vivir y convivir con el coronavirus, como muchas otras enfermedades virales, es lo que procede racionalmente. Que el sistema de salud sea capaz de atender y curar a quienes se enfermen, que está comprobado pueden sanar con la atención debida, es el verdadero reto.

-Quejas y más quejas del mal servicio y el afán de lucro de bancos y aerolíneas, Volaris, de manera particular. Ganar, a como sea, y lo demás que ruede, es su divisa. Y mientras los dejen…

-La Guardia Nacional “llevará la batuta en los operativos”, afirmó, para no quedarse atrás, el secretario de Seguridad Pública en Culiacán, Óscar Guinto Marmolejo, tras la orden de López Obrador de regresar al Ejército a las calles. En ese caso, el silencio les acomoda mejor.

-Esta columna aparece (todavía) en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com); “voces del periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx) y Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz. (cano.1979@live.com).

Comentarios

felis sed consequat. eleifend at efficitur. elit. sit