Paradojas del coronavirus…

Que no le digan que no le cuenten que en el “ChisMochis” el chisme sigue caliente y para muestra lo vivido en la subasta de arte organizada en beneficio de la Cruz Roja Mexicana. Nos cuentan que el presidente del patronato estatal, el ahomense, Carlos IV Bloch Artola torcía los ojos y fruncía el ceño cuando su esposa lo “invitó” a saludar por invitación al alcalde Manuel Guillermo Chapman Moreno, quien por cierto no hace muchas semanas le quitó el apoyo del ayuntamiento a la benemerita institución por considerar que el nuevo presidente no era confiable, además claro de ser un cuadro del tricolor.

Ambos personajes “hicieron el arte de la política”, se saludaron y hasta platicaron brevemente ante la sorpresa de varios de los presentes pues Bloch Artola disimimulaba su incomodidad lo más posible y a lo mejor lo logró pues su presidente municipal antes de retirarse compró un cuadro con valor de 100 mil pesos. 

Por cierto que al presidente no tuvo un miercoles del todo bueno pues ayer la síndica procuradora Angelina Valenzuela, sigue ganándoselas todas en los tribunales al alcalde Manuel Guillermo Chapman y compañía. Este miércoles, el Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa desechó el recurso de revisión que presentó el titular del Órgano de Control Interno del ayuntamiento, Pavel Roberto Castro.

Paradojas de la vida, este miércoles el paciente con coronavirus que permaneció aislado durante más de 10 días en un hotel de Culiacán, fue dado de alta y tomó el primer vuelo de la mañana con rumbo a la Ciudad de México, para salir del estado y regresar a su casa. Pero también fue el día en que la Organización Mundial de la Salud clasificó como una “pandemia” al Covid19.

Y decimos que es una paradoja, porque si bien el alta del paciente podría ser un “alivio” para muchos, el anuncio hecho por la OMS sirve para recordarnos que en ningún rincón del mundo se ha superado por completo esta crisis. México y Sinaloa no están exentos de que haya un brote aún mayor, y esto más que generar pánico debería servir para reforzar las medidas de precaución.

Ayer, el gobierno federal aclaró que no aplicará medidas extraordinarias ante la nueva pandemia y por ello es previsible que en Sinaloa suceda lo mismo, aunque hasta el momento no ha habido un posicionamiento claro de parte de la administración de Quirino Ordaz. Lo que sí dijo el gobernador este miércoles, antes de conocerse la decisión de la OMS, es que no se bajaría la guardia ante el alta del paciente que estaba en el hotel.

“No hay que confiarse”, enfatizó el mandatario estatal. Esperemos así sea a nivel estado y federación. El coronavirus puede salirse de control si no se establecen las medidas necesarias, tal y como ya ha sucedido en muchos otros países… Esperemos no sea nuestro caso.

Era un secreto a voces pero ayer quedó confirmado: muchos estudiantes del Tec de Culiacán son “obligados” por sus maestros para bloquear la avenida Álvaro Obregón, como medida de presión en este conflicto por la pérdida de unos terrenos, que representan casi la mitad del plantel.

Los alumnos denunciaron que asisten a los bloqueos para que no les pongan falta y pidieron que se solucione este problema ya que desde la semana pasada han perdido al menos dos horas diarias de clases. Todo esto es lamentable, pero lo peor es que el director del Tec, Salvador Elenes Uriarte, se lavó las manos y dijo que él no podía controlar ni meter en cintura a todos los maestros.

Vaya irresponsabilidad, pues si él como directivo no puede poner orden, ¿entonces quién lo hará? Ah, y no se salvan el secretario General de Gobierno, Gonzalo Gómez Flores, y el director del Tecnológico Nacional de México, Enrique Fernández Fassnacht, quienes se reunieron el pasado lunes pero no sabemos para qué, porque no se ha visto ningún avance a partir de su encuentro, el cual al parecer nomás sirvió para que se tomaran la respectiva foto protocolaria y punto…

Preocupante la situación ocurrida en El Carrizo, en Ahome, donde 35 personas resultaron intoxicadas después de ser, literalmente, fumigadas por una avioneta. Incluso, varios de los afectados fueron estudiantes de un plantel de Cobaes, lugar sobre el cual la aeronave vertió un líquido tóxico.

Del total de intoxicados, 8 requirieron ser trasladados a un hospital de Los Mochis y 1 jovencita de Cobaes fue la más afectada. Sin duda urge que haya una mejor regulación en los cielos de Sinaloa, pues hasta ahora no hay absolutamente ningún tipo de control.

La autoridad federal, que es quien competencia del espacio aéreo, brilla por su ausencia. Los municipios y el estado poco pueden hacer. Y mientras tanto, las avionetas andan libremente poniendo en riesgo a la población, ya sea haciendo irresponsables piruetas, o vertiendo materiales tóxicos. Como si la sociedad no tuviera ya suficiente. ¿Hasta cuándo tendrá la gente que aguantar esta problemática? Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios