Nueva normalidad… nuevas formas

Pues ahí vamos con la nueva normalidad,  es hora que la curva de fallecimientos y contagios siguen a la alza, no hay rebrote, el repunte sigue.  Por ello vea como nos ha cambiado la vida, por el momento.

Hace seis meses íbamos a los bares y reíamos como si nada, ibas al súper y pues comprabas, ahorita no puedes ir a un bar y al supermercado para venderte no solamente debes llevar dinero, tienes que tener cubrebocas.

Ahora para entrar a un supermercado, te toman la temperatura, te ponen gel para limpiarte las manos, te obligan a usar protección, para así poder comprar tus mercancías, hace seis meses no eran así las cosas. A un bar todavía no se puede ir. Aunque mucha gente ya extraña aquella normalidad.

La pandemia nos obligó a repensar la forma para vivir estos días. Los alumnos tienen graduación por internet, las misas se dan online, las conferencias de prensa son por zoom, las taquerías quitan las mesas y venden para llevar aunque ya están poniendo una parte de sus mesas, al final, todos tienen que hallar la forma de convivir.

Así la política, obligará a convivir de la manera más íntegra. Como nunca la nueva normalidad obligará a hacer política de otra manera, una política más integra, con mensajes más llegadores, con formas mas autenticas, sin besarle la mano al poder.  Quien lo haga perderá el tiempo ante los ciudadanos.

En el mundo, vamos a entrar en un espiral, en donde la gente va a querer salir ya de esto, donde se va a hartar del confinamiento, si es que no está harto ya y si no se adapta a la nueva normalidad va a querer volver a sus viejas formas. Lo único que ocasionará esa conducta serán más contagios.

Es por ello que los Gobiernos tendrá que estar leyendo las conductas de los ciudadanos, no leer como evoluciona la conducta de los gobernados, sería un crimen tremendo.

Hasta ahorita hemos ido viendo en el mundo, como los gobernantes se han comportado, por un lado, los científicos, que van paso a paso, cumpliendo una encomienda y abriendo otra, estos gobernantes han logrado mantener a raya la pandemia, como en Alemania, con Ángela Meckel la nueva dama de hierro.

En cambio, hay otros que tienen el DEPPP, Déficit de Perversidad Por el Poder, mandatarios que no les importa cometer errores y con ello se pierdan vidas, también hay otros mandatarios que tienen DAP, Déficit de Aplicación del Poder, gobernantes que se paralizaron ante la pandemia y no han sabido que hacer, han cometido errores y con ello se han perdido vidas más de lo esperado, no por perversidad, sino que no saben tomar decisiones, se perdieron en frivolidades y no saben para lo que es el poder.

La nueva normalidad va a obligar a nuevas formas de vivir, si los políticos no lo entienden, pues como los dinosaurios, otras figuras los van a desplazar.

La gente está molesta y quiere certezas y nadie le sabe decir, ni palmear la espalda, nadie está mejorando el humor social, al contrario le cambian la conversación a la gente… y cuando le cambian la conversación a la gente, la gente va a cambiar de conversador y de narrativa.

La gente va  a votar en el 2021 por la salud, por la seguridad y por la manera de mejorar sus condiciones… en 2021 se va a votar por la VIDA… si se puede mejorar mucho mejor, pero la gente va a votar por quien garantice que la gente pueda vivir y que no cometan errores… por que la gente ya sabe que le puede ir la vida en un voto.

Comentarios

porta. non libero lectus consectetur elit. felis