No tienen llenadera

Culiacán de los desfiguros, Sinaloa, 05 de octubre 2020. Por supuesto, no faltaba más, la Asociación de Bancos de México (ABM) rechazó sacrificar siquiera una parte de sus utilidades y ni pensar en que haría “quitas” a las deudas de usuarios (cautivos, por cierto, a causa de una “bancarización” que solo beneficia a los banqueros) seriamente afectados por la crisis económica que ya estaba, pero que se ha agudizado con la llevada y traída pandemia de Covid-19.

La “quita” fue planteada por la Secretaría de Hacienda, hace unos días, a falta de otras acciones que el gobierno no se atreve a tomar y que bien se podrían implementar para paliar la crisis de millones de familias.

Que “no se trata de sacrificar las utilidades de los bancos”, sino de “mantener la solvencia de las instituciones bancarias”, dijo el martes pasado, sin rubor, Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM. 

ENTRE EL AGIO Y LA USURA

En agosto pasado, se informó de una “caída” de 36.4% en las utilidades de los 50 bancos que operan en el país, pues “solo ganaron” 54 mil millones de pesos en el primer semestre de este año.

Según los banqueros, esa descomunal “ganancia” debió ser mucho mayor, pues es 36.4 por ciento menos comparada con la que obtuvieron en el mismo periodo de 2019.

¿Se les hace poco 54 mil millones de pesos de ganancias, mientras la gran mayoría de la población sufre la peor crisis económica de la historia reciente?

Y como sea, los bancos que operan en México (que mexicanos, en su gran mayoría y proporción, no lo son) siguen “ganando” más que en sus matrices europeas o estadounidenses; cobran comisiones hasta dos veces más altas y no hay autoridad que les obligue, al menos, a respetar los estándares internacionales. 

Esos son asuntos de fondo y AMLO tiene que actuar y cumplir con lo que muchas veces prometió en su campaña: terminar con los privilegios del capital que ha sumido en la miseria a la mayor parte de la población mexicana.

El colmo: nomás ganaron 54 mil millones de pesos…

Como diría AMLO, los banqueros “no tienen llenadera”.

ENTENDER Y CORREGIR

La derecha mexicana (que está en todas partes, incluido el actual gobierno, así sea en evidente minoría comparado con los anteriores) tiene al mejor aliado en los despropósitos del movimiento morenista y su líder indiscutido (lo demás son puestas en escena).

Se abren frentes gratuitos y se robustecen “oposiciones” por el solo prurito de “ganar el pleito”. De esa manera, le dan presencia y dimensión a “movimientos” y “figuras” que de otro modo no tuvieran, al menos en la proporción que prácticamente se les regala.

Y no es que los conservadores y neoliberales hayan perdido sus privilegios, pues ahí siguen, viento en popa, dígase lo que se diga (ahí están los banqueros y las Afores, con sus prácticas leoninas que el gobierno tolera) sino que quieren regresar a las garantías de impunidad que creen tener en riesgo.

Es el caso de movimientos (que reciben apoyo ciertamente sospechoso) como el del Frente Nacional Anti AMLO (FRENAAA y otros) que siguen en plantón en el Zócalo capitalino pidiendo la renuncia del presidente y para ello rezan cuatro veces al día.

El hecho es que carecen de la base social que presumen, mientras el obradorismo sigue teniendo el apoyo de la mayoría de la población mexicana.

Por lo demás, los propósitos de AMLO, particularmente su lucha contra la corrupción y el apoyo a la población históricamente desprotegida, son sin duda encomiables y merecen todo el apoyo, pero es hora de que corrijan lo conducente.

OBVIEDADES (PARA SALIR DEL APRIETO)

Cercada, como estaba, la Suprema Corte aprobó, el jueves pasado, la consulta para enjuiciar a los ex presidentes y modificó la pregunta de la misma, cuya respuesta es una perfecta obviedad.

Palabrería aparte ¿Quién podría estar en desacuerdo en que se “lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasado por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

¿Se requería una consulta, de muy alto costo, para eso? ¿O lo procedente era presentar las denuncias puntuales e iniciar los procesos?

En obvio, pregunta y respuesta es aplicable a cualquier autoridad, y a cualquier partido, incluso, por más vueltas que se le dé al asunto.

Y aunque se respeta (relativamente, pues los nombres de los ex presidentes se quitaron) el sentir popular, todo puede quedar en simple estrategia política, bandera en la víspera electoral. Veremos qué sigue.

EN EL TINTERO

-El nueve de noviembre de 1975, el gobierno encabezado por Luis Echeverría robó, literalmente, la gubernatura de Nayarit que limpiamente había ganado en las urnas Alejandro Gascón Mercado. El operador principal de ese latrocinio contra la democracia fue Porfirio Muñoz Ledo. Esa historia no la olvidan los verdaderos izquierdistas de este país.

Síguenos en en twitter: @jgcano1; email: cano.1979@live.com.

Comentarios

dolor lectus elementum neque. risus efficitur. vulputate,