No entendemos

Viendo el comportamiento que ha tenido el conjunto de los Algodoneros de Guasave donde a decir verdad, su manager Óscar Robles Arenas está haciendo un trabajo mucho muy bueno, es decir, hace mucho con lo poco que tiene, pero lo que realmente no entendemos el porque su balance es tan positivo con los equipos mejor balanceados, es decir, a los yaquis de Cd. Obregón a los que han enfrentado en 4 juegos los han dominado en 3, a los Naranjeros de Hermosillo de los contendientes al igual que Obregón, les han ganado en las dos series en las que se han enfrentado, aquí se comprueba esa legendaria frase que en el béisbol no hay nada escrito, ya que Guasave es el último en bateo colectivo, y último en picheo por equipos, aun más sobresale la labor de Óscar Robles.

El juego de ayer de Jake Paulson pudo haber sido el último, se dijo que a partir de hoy el norteamericano se va a los Estados Unidos dizque a arreglar asuntos personales por espacio de 10 días, nos queda la duda de lo que pasó con Cade Gotta jugando en Venezuela, el que Teddy Stankiewicz se fuera dizque por mandato de su organización y de repente apareció con el Escogido de República Dominicana, cierto que Paulson se va con números negativos en victorias y derrotas 2 y 5, pero sin duda de eso que no dicen esas cifras lo bien que ha estado este espigado lanzador, pero no sabemos si hay tiempo en poder remplazarlo, urge pues picheo y más picheo, porque cuando este responde, se cae el bateo, ayer cierto se ganó, pero las oportunidades ahí estuvieron y dejaron incluso caja llena sin out entre otros fallando quien a la postre disparó el batazo de la victoria tintos en sangre, el potosino Moisés Gutiérrez, que es el líder productor del equipo con 15, con ese triunfo, por primera vez Guasave tiene número positivos en ganados y perdidos con 4 y 3 reforzando la ilusión de clasificar, aunque a este juguete le falta mucha cuerda aun lo que queda de este mes es el faltante a esta temporada.

Los Águilas de Mexicali de golpe y porrazo se fueron a la primera división, tanto ellos como los Mayos de Navojoa están urgidos de triunfos, por lo pronto a la tropa de Pedro Meré se le mueve una patita hundiéndose al momento los Sultanes de Monterrey de quien se espera mucho de ellos por la expectativa que hubo en torno a ellos en el momento que se anunció su llegada a este exigente circuito que no tiene mucho tiempo para recomponer el rumbo, es decir, por lo corto de la temporada, simplemente una limpia recibida como la que le propinara Charros los tiene hundidos en el sótano acompañaos de los Venados con horrible 1 y 7.

El grito que se escucha en toda la liga es, qué está pasando con los Venados de Mazatlán que como siempre suele ocurrir, el hilo se revienta por lo mas delgado, sería una verdadera lástima el que cepillaran a J. J. Pacho por la baja tan terrible delos Venados que tienen una terrible ausencia ofensiva.

Pero que podemos decir de los Mayos que de repente dan visos de recuperación, y al rato de nuevo van al tobogán, y a ese paso es candidato ideal para irse de la competencia, no metieron ni las manos ante los Tomateros que vuelven a lucir como candidatos al título de esta temporada.

Esos Charros están luciendo como cheque al portador, tienen una ofensiva escalonada y quien ha tomado el ritmo a el que nos ha tenido acostumbrado desde hace tiempo es el consistente Manny Rodríguez, pero si habríamos de nombrar al momento el valioso de la franquicia, este seria sin duda Dariel Álvarez, esas 33 carreras producidas dicen todo, pero, Henry Urrutia no desentona para nada, así que cuidadito con esos todavía campeones Charros de Jalisco.

Mañana platicamos de las series que vienen que pudieran ir tomando forma de quien pudiera irse despidiendo aunque falte poco trecho para la culminación de la temporada, pero insisto, los 4 de debajo de la primera vuelta salvo Mexicali que esta arriba, tanto Guasave, Mochis y Navojoa tienen que jugar cada partido como si fuera de postemporada porque tiempo para reponerse no hay.

Comentarios

luctus diam Sed facilisis et, consectetur massa mattis justo tempus