Morena para morenistas

El pasado domingo se tenía contemplada una reunión en la que estuvieran todos los aspirantes a la alcaldía de Guasave por Morena.

La intención era lanzar un mensaje de unidad hacia la militancia morenista, simpatizantes y sociedad en general.

El objetivo, con la ausencia de la mayoría de los apuntados y una especie de mitin, zipizape y cuestionamientos verbales entre ellos, no solo no se logró, sino mostró que es tan serio el encono, que difícilmente se alcanzará.

Pancartas en mano con mensajes rechazando a externos los manifestantes expusieron un discurso radical en el que dejan claro que no aceptarán como candidato a nadie que no sea fundador de Morena y que se la haya partido por él desde el principio.

Bajo esa premisa, estarían dejando fuera a los cuatro aspirantes que tendrían verdaderas posibilidades de encabezar a Morena hacia una victoria electoral. Y hay que decirlo, también sentenciando su derrota.

El asunto es que esa postura quienes decidan no la van a tomar en cuenta. Y que se olviden quienes piensen que se hará a través de una encuesta. Será una designación en función a intereses y equilibrios.

De los registrados como precandidatos, Aurelia Leal López, Martín Ahumada Quintero, Flora Miranda Leal y Jesús López Rodríguez son quienes cuentan con presencia y arrastre como para participar con posibilidades de éxito. Los tres primeros no son militantes auténticos o “puros” de Morena, aunque tienen sus orígenes en la izquierda. El último está más relacionado con la derecha e incluso fue diputado federal por el PAN.  

Si aquí cabe el sentido común, lo que debe prevalecer es un inteligente equilibrio que contemple tanto a externos como a militantes y fundadores.

Si logran integrar una fórmula equilibrada donde por un lado estén personajes ajenos al partido pero con ciertas coincidencias ideológicas con Morena y los morenistas, que sean electoralmente rentables, y por otro a fundadores que hayan apoyado el proyecto desde el principio, como una muestra de inclusión de la militancia, estarán en posibilidades de alcanzar un triunfo.

Ir nada más con militantes “puros” o fundadores a esta elección sería un suicidio electoral.

La expresión radical observada en la malograda reunión del domingo es muestra de poca visión y mucha soberbia. El argumento de que en 2018 los fundadores de Morena apoyaron a los externos y que ahora corresponde a ellos respaldar a los militantes es por demás ingenuo.

Deben poner los pies en la tierra. Ni un solo morenista “puro” tiene la posibilidad de ganar la presidencia municipal de Guasave. Deben buscar fórmulas inteligentes, equilibradas, donde estén militantes y externos.

Sería la única vía hacia la posibilidad del triunfo electoral. Todos los demás caminos llevan a la derrota.

Comentarios