Morena no pudo vencer a Carlo Mario Ortiz

Con la muerte este 7 de octubre del alcalde de Salvador Alvarado, Carlo Mario Ortiz Sánchez, se va no sólo una persona muy querida en la política y en su entorno social, sino que se pierde también al único candidato priista que pudo derrotar a Morena —con todo y el efecto tsunami de Andrés Manuel López Obrador incluido― en los grandes municipios de Sinaloa. De ese tamaño es la pérdida que conmocionó a propios y extraños.

            Sinaloa está gobernado hoy en día por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) del presidente de la República, tomando en cuenta a los municipios más grandes y poblados del estado; demográficamente, Sinaloa es de Morena, que gobierna a la gran mayoría de los sinaloenses, a excepción de uno de los cinco municipios grandes donde no pudo ganarle a un candidato priista muy querido por su gente, como lo es Salvador Alvarado y lo era su alcalde Carlo Mario Ortiz.

            En esos cinco grandes municipios que concentran a más del 86 por ciento de la población sinaloense, sus alcaldes todos ellos de extracción priista, compitieron en 2018 por la reelección que por primera vez permitía la Constitución local y su ley electoral.

            En Culiacán buscó su reelección Jesús Valdés Palazuelos; en Ahome, Álvaro Ruelas Echave; en Mazatlán, Fernando Pucheta Sánchez; y en Guasave, Diana Armenta Armenta. Todos ellos perdieron a manos de Morena. El único que ganó su reelección en esos cinco municipios grandes fue Carlo Mario Ortiz, en Salvador Alvarado, y lo hizo barriendo prácticamente a la competencia con una diferencia de más de 5 mil votos sobre la coalición «Juntos haremos historia» que encabezaba Morena.

            Mientras en todo el país el tsunami de López Obrador inundaba tierra adentro pintando el mapa nacional de color guinda, en el municipio de Salvador Alvarado Carlo Mario Ortiz ganaba su reelección en 2018 con 15 mil 333 votos, contra 10 mil 154 de la candidata de la coalición Morena-PT-PES, Mayté Figueroa Félix.

            Sirvan estos datos para destacar únicamente el tamaño de esta pérdida humana; en Guamúchil y en todo el municipio lo lloran todavía, no sólo por su prematura muerte a los 46 años de edad, sino porque pagó con su vida el servir a sus ciudadanos a pesar del riesgo que corría por la epidemia de COVID-19. Este virus lo atacó dos veces, la primera vez lo resistió, pero la segunda no lo soportó. Sólo el coronavirus pudo vencer a Carlo Mario Ortiz.

            Va mi cariñoso abrazo a sus deudos, y especialmente a nuestra querida amiga periodista Lucy Luna, quien dejara su trabajo como reportera en Línea Directa para incorporarse como jefa de Comunicación Social del gobierno de Carlo Mario Ortiz. Te quedas, amiga, con las enseñanzas y buenas experiencias que te dejó tu jefe para toda tu vida.

            Descanse en paz.

            Dialoguemos para conocer más, que el conocimiento nos hace libres.

Twitter: @marcocesarojeda

Comentarios

ut ut elementum accumsan ipsum sed in non ante. libero. risus. ultricies