Los pleitos, ni ganados

Dice la sabiduría popular que los pleitos ni ganados son buenos.

Las relaciones entre el gobierno municipal que encabeza Aurelia Leal y el estatal de Quirino Ordaz Coppel en ningún momento han sido buenas, pero a raíz de dos hechos recientes se han tensado aún más.

Durante una visita del gobernador a Estación Bamoa, se hizo acompañar de un alto funcionario de su gobierno, nativo de esa comunidad, a quien mencionó a manera de reconocimiento público en el acto de inicio de una importante obra, como gestor de la misma.

Días después el mandatario estatal de viaje al norte, paró en la ciudad de Ruiz Cortines y recorrió en bicicleta algunas calles, sin correr la cortesía de avisar a la alcaldesa.

Eso desató la molestia Aurelia, quien en conferencia de prensa acusó a Quirino de politizar las obras al promover a un potencial candidato para las elecciones de 2021 por lo de Estación Bamoa, le exigió respeto a la autoridad local cuando venga a este municipio y le reclamó por el incumplimiento de inversiones prometidas.

Casi inmediatamente después apareció una monumental lona impresa con el siguiente mensaje: “El dren San Joachín, monumento a la corrupción”, la que fue colocada de manera anónima durante la madrugada del miércoles 23 de septiembre y retirada unas horas después por trabajadores del Ayuntamiento.

Para nadie es un secreto que hay evidencias de grave corrupción en esa obra que se destruyó en la primera lluvia fuerte pese a su alto costo, y que se ha ido reconstruyendo durante la administración de Ordaz Coppel.

El problema es que se involucró directamente al gobernador, al colocar entre el mensaje el logotipo de “Puro Sinaloa”, con el que se identifica el actual gobierno estatal.

Este no es el primer encontronazo. En abril de 2019 durante una gira formal de trabajo por el municipio de Salvador Alvarado, Quirino Ordaz Coppel, anunció que al terminar ésta haría una supervisión de los trabajos en la carretera a Bellavista. No se invitó a Aurelia.

Ante ello la presidenta ordenó a un colaborador que elaborará un fuerte mensaje de protesta, modificándolo ella misma en dos ocasiones el borrador exigiendo se usaran palabras más fuertes y destacando que con tal acto se estaba vulnerando la autonomía municipal.

A diferencia de la semana pasada, cuando personalmente enfrentó la situación, en esa ocasión Aurelia pidió a un funcionario que compartiera ese mensaje en sus redes sociales.

Esta este tipo de confrontaciones bien pueden resolverse de manera más diplomática. Así nadie gana. No. Definitivamente los pleitos ni ganados son buenos. 

Comentarios

libero. diam quis, elit. Nullam ut Lorem tempus