Los alcaldes juegan

Aparezcan o no sus nombres en las boletas electorales, los alcaldes de Sinaloa estarán jugando en 2021. Todos.

Sus buenas decisiones, la empatía con los ciudadanos, sus escándalos, sus desplantes protagónicos, hilarantes o soberbios, contarán en el ánimo de los votantes. También sus posturas y responsabilidad con la que actúen ante esta pandemia que se les vino encima sin esperarla.

Estamos a 11 meses de la elección y a medio año de que inicie el proceso electoral formalmente, debido a la decisión de aplazarlo por la emergencia sanitaria.

Veamos el caso de los cuatro municipios con mayor cantidad de votantes, todos gobernados por alcaldes emanados de la coalición encabezada por Morena, aunque no necesariamente militantes de ese partido.

Y es que en estos se concentra más del 70 por ciento del electorado sinaloense.

La comparación se hace solo de partido a partido, entre Morena y el PRI.

En 2018 en Ahome Guillermo “Billy” Chapman ganó la presidencia municipal con 78 mil 537 votos (39.9%) aportados por Morena, contra 54 mil 719 (27.8%) del PRI. Una diferencia de 12.1% respecto a la votación total emitida para esa elección.

Aurelia Leal López fue la candidata a la presidencia municipal de Guasave en 2018. Ganó la elección con los 51 mil 265 votos (38.84%) que le aportó Morena, contra los 45 mil 946 (34.81%) que el PRI le dio a su candidata. La diferencia entre uno y otro partido fue de solo 4.03 puntos porcentuales.

En Culiacán, en 2018 Jesús Estrada Ferreiro obtuvo 170 mil 601 votos en la coalición, de los cuales 149 mil 423 (38.48%) fueron aportados por Morena. El PRI a su candidato le otorgó 119 mil 447 votos (30.76%). La diferencia entre la votación de Morena y PRI en esa elección fue de 7.72 puntos.

En Mazatlán Luis Guillermo Benítez “El Químico”, ganó la alcaldía con 71 mil 738 votos (36:66%) exclusivamente de Morena, mientras que el PRI a su candidato a alcalde le aportó 62 mil 571 (31.97%) sufragios. Una diferencia entre el primero y segundo lugar de 4.69 puntos porcentuales.

En realidad son diferencias muy cortas entre partido y partido, que pueden desaparecer fácilmente.

En 2018 estuvo el nombre de Andrés Manuel López Obrador en las boletas, quien obtuvo como candidato a la presidencia de la república 834 mil votos, contra los 349 mil alcanzados por los aspirantes a alcaldes en los 18 municipios. Más del 100 por ciento más.

Hay un entendible desgaste en el ejercicio de gobierno que puede incidir electoralmente, pero también hechos de los gobiernos municipales que van a contar.

Además, el Partido Verde que hace dos años jugó con el PRI, seguramente ahora acompañará a Morena, y el PES no estará.

Por todo esto, aún es tiempo de que los alcaldes emanados de cualquier partido, quieran ir por la reelección o no, realicen un trabajo que impacte en el ánimo ciudadano, y no se trata solo de obras materiales, sino de dichos y actitudes que generen esa empatía con la ciudadanía.

Comentarios

Curabitur ipsum ut felis Aenean diam pulvinar mi, in venenatis