Lo mejor y lo peor

En situaciones extremas las personas solemos sacar lo mejor y lo peor que tenemos. Eso es precisamente lo que está sucediendo hoy ante el golpe del Covid 19.

Afortunadamente han sido por mucho más las acciones positivas que aquellas que nos denigran como ciudadanos e incluso como seres humanos.

Personal de instituciones del Sector Salud ha sido atacado por personas desquiciadas, en una actitud absolutamente irracional, de locura.

¿O qué explicación se le puede dar a la agresión contra personal sanitario, cuya labor resulta difícil de compensar, más allá de la expresión solidaria de nuestro agradecimiento manifestado en un aplauso, una sonrisa o algún detalle emotivo? Ninguna.

Esos trabajadores son los que están en primera línea de esta batalla, arriesgando no solo sus vidas, sino las de sus familias, descuidando a sus seres queridos para atender enfermos, no importándoles que dentro de éstos pueden estar sus mismos agresores.

En contraparte surgen muestras de solidaridad con ese gremio, desde alojamiento, transporte y comida gratuita de parte de la sociedad civil, quienes en esa vía hallan la satisfacción de patentizarles su gratitud y reconocimiento por ese esfuerzo, a veces sobrehumano, que realizan.

Mientras ciudadanos responsables acatan recomendaciones elementales de prevención en la emergencia, protegiéndose ellos para proteger también a los demás, surgen otros con actitudes que manifiestan lo peor de nosotros mismos. Muchos que no se toman en serio el peligro y con ello no solo se exponen, sino que también exponen a los demás.

Encontramos autoridades que asumen su papel y buscan las estrategias para atenuar los efectos de la crisis luchando no solo contra las carencias, sino además contra la insensatez de los imprudentes, perversos o incrédulos, pero otras que no dudan en sacarle raja política al desastre.

Está el mensaje solidario de pequeños y medianos empresarios que se han sumado a las acciones oficiales para mitigar el impacto de la crisis sanitaria y económica.

Con la declaración del inicio de la llamada Fase Tres se está entrando a la etapa más riesgosa de esta pandemia. Es el momento de mostrar, como ciudadanos, de qué lado estamos, si estamos mostrando lo mejor o lo peor de nosotros mismos.

Comentarios