Le ‘pega’ el COVID-19 a Sinaloa

La propagación del coronavirus por Sinaloa ya es una realidad, desafortunadamente, y este miércoles el estado fue ubicado por las autoridades federales como el segundo con mayor número de muertes por COVID-19, solo por detrás de la Ciudad de México.

Cierto es que en cuanto a número de casos positivos, Sinaloa, con 43, no está tan alto comparado, por ejemplo, con Jalisco y Nuevo León, que rozan los 100, o la capital del país, que ya pasó los 250. El problema es que en cuanto a defunciones, nuestra entidad lleva ya 4, superando a todas las demás, excepto a la CDMX, que lleva 8.

Pero de nuevo, atendiendo a los números, 4 muertes sobre 43 contagios es sinónimo de la tasa de letalidad más alta a nivel nacional, según los datos registrados este miércoles. Las cifras deben preocuparnos y alertarnos, más no hacernos caer en el pánico.

Es necesario reforzar las medidas de distanciamiento social y de higiene, entender que no es un juego ni algo menor, y que los ciudadanos debemos hacer equipo con nuestros gobiernos para evitar que la propagación sea tan rápida y derive en el temido colapso hospitalario. Unidos, estaremos mejor preparados para enfrentar la contingencia que enfrentamos…

Por cierto, finalmente el gobernador Quirino Ordaz Coppel decidió cerrar todas las playas de Sinaloa, esto tras reunirse ayer por la noche con los 18 presidentes municipales y expertos en el área sanitaria, en el Consejo Estatal para la Seguridad en Salud.

El tema de las playas había generado muchísima polémica, especialmente después de lo acontecido el martes, cuando el alcalde de Navolato, Eliazar Gutiérrez, anunció que atendiendo el llamado a quedarse en casa ante esta pandemia, todos los centros recreativos del municipio quedarían cerrados.

Sin embargo, apenas habían pasado unos momentos de dicho anuncio y ¡plop!, a Don Eliazar le llegó un jalón de orejas por parte del secretario general de Gobierno, Gonzalo Gómez Flores, quien le comunicó que en acuerdo con autoridades federales, había que dar marcha atrás a esa medida.

Esto generó una lluvia de críticas y al gobierno del estado y al federal no los bajaban de incongruentes. Pero al final se atajó la incertidumbre y se tomó la decisión necesaria, contundente, porque seamos realistas y como bien dijo el alcalde de Navolato, si las playas seguían abiertas, mucha gente se iba a ir a vacacionar en Semana Santa. ¿A poco no?

El Congreso de Sinaloa instaló este miércoles su nuevo periodo ordinario de sesiones, sin embargo, se cumplió con la formalidad e inmediatamente después se decretó un nuevo “receso” -que no “vacaciones”- y no habrá ninguna sesión legislativa durante el mes de abril, debido a la actual contingencia sanitaria.

La instalación del nuevo periodo se realizó una sede alterna, en el Salón Constituyentes, para que así pudiera existir la “sana distancia” entre los diputados, y no hubo acceso para los medios de comunicación ni los asistentes legislativos, aunque la sesión se transmitió vía redes sociales. Y qué bueno que se hayan tomado estas medidas para evitar cualquier riesgo.

Pero eso sí, antes de irse al “receso”, los diputados no desaprovecharon la oportunidad y dieron su aval a la reforma que les envió el Congreso de la Unión para elevar a rango constitucional los programas sociales de la Cuarta Transformación, y que ahora está a consideración de las entidades federativas. En eso sí no había tiempo qué perder…

“Se le hizo la buena” al rector Juan Eulogio Guerra Liera y el Gobierno del Estado desistió de la retención de 50 millones de pesos que le adeuda la Casa Rosalina, y se los depositó con el fin de que pudiera pagarle a los trabajadores.

La UAS anunció que este miércoles quedaría cubierta la segunda quincena de marzo para los 17 mil universitarios. De nuevo, se las vieron negras en la universidad para acompletar los pagos, un escenario que ya se está volviendo recurrente.

La administración de Quirino Ordaz se ha mostrado benevolente con la UAS sin duda, y atendió los fuertes reclamos que hizo Don Juan Eulogio, quien sin guardar las formas acusaba ayer por la mañana que era un “crimen” la retención de los 50 millones de pesos que hacía el Gobierno del Estado, y peor aún, al dar a conocer que ya tenían los recursos, el rector exigió que fuera esta la última vez que les hacían algo así. Ya veremos si le siguen aguantando estas actitudes. Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios