¿Le llegó la hora a la Ley Seca?

Hoy jueves se celebra el Día del Niño y quizá este 30 de abril quede marcado en la historia como aquel que se llevó a cabo en medio del confinamiento ante la pandemia del COVID-19. Sin duda, será un festejo inusual, diferente a los que estamos acostumbrados.

No habrá restaurantes, centros comerciales, tiendas ni locales de comida rápida abarrotados de personas y de pequeños. No habrá un aumento importante en la circulación, los festejos serán en casa y entre el núcleo familiar más compacto, sin ver a los primos, sobrinos, amigos, compañeros. Tampoco habrá fiestas en las escuelas.

Puede parecer sombrío, sobre todo al ver cómo esta contingencia le pega directo al sector infantil. Sin embargo, no hay que dejar que caiga el ánimo. Algunas autoridades, como la SEPyC, preparan dinámicas especiales este día. Algunos DIF en los municipios organizaron concursos diversos (de dibujo, disfraces, peinados) para no dejar que la fecha pase desapercibida. Los padres desde casa también pueden hacer especial el día. Esta inédita celebración quedará para la historia y qué mejor que hacer que sea inolvidable, pero en buena manera…

Llamó la atención el gobernador Quirino Ordaz este miércoles al anunciar que está en “veremos” la continuación de la llamada “Ley Seca” en Sinaloa. Hace poco más de 15 días que se aplica esta medida en el estado, con el objetivo de frenar las fiestas y reuniones en media de la pandemia del coronavirus, y la polémica a su alrededor ha sido intensa.

Muchos critican que con la Ley Seca solo se incentiva el comercio ilegal, los “aguajes” y la venta desproporcionada, pero el consumo de bebidas alcohólicas sigue presente. Otros aplauden la medida y advierten que levantar la medida podría ser una señal malentendida por muchos ciudadanos de que las cosas ya están bajo control y pueden salir a hacer sus “pachangas”.

No es un asunto fácil, sin duda. A esto hay que sumar que desde la Ciudad de México, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha pedido a las entidades federativas y a los municipios no restringir la venta de alcohol. ¿A quién hay que hacerle caso entonces?

Según dijo el gobernador, este tema lo analizarán en los próximos días, una vez que convoquen a sesión del Consejo Estatal de Seguridad en Salud. Esperemos que tomen la mejor decisión, pues ahorita, lo que debe prevalecer es el cuidado de la salud, sobre cualquier otra cosa…

Por cierto, esta pandemia ha dejado al descubierto el nivel de descoordinación entre los niveles de gobierno estatal y municipal. Para muestra, en Ahome de plano hicieron oídos sordos a lo que declaró el titular del Instituto de Protección Civil en Sinaloa, Francisco Vega Meza, de que clausurarían cualquier papelería o ciber que encontraran abiertos, pues no son “negocios esenciales”.

No obstante, el director operativo del Comité de Protección Civil en Ahome, Carlos Germán Enríquez, dijo “nanais” y sin importar lo que dijera Don Paco, aseguró que en su municipio las papelerías y los ciber pueden operar, pero aplicando medidas de prevención.

Y no nos malentienda, en efecto creemos que estos comercios son esenciales para los niños y padres de familia, pues las clases en línea todavía continúan. La cuestión es que queda claro que en esta contingencia, cada autoridad está jalando para el lado que mejor considera y les cuesta mucho alcanzar consensos. ¿A poco no?

En medio de la emergencia, los pleitos políticos no han cesado, por desgracia. Y justamente en los últimos días el PRI y Morena se han desgastado en una serie de dimes y diretes que a nadie le dejan nada bueno. Este miércoles tocó el turno de cruzar declaraciones a los coordinadores de las bancadas priistas y morenistas en el Congreso de Sinaloa. 

Sergio Jacobo Gutiérrez, del tricolor, aseguró que la bancada mayoritaria que comanda Graciela Domínguez “prefiere” utilizar 20 millones de pesos –que son producto de la austeridad- en la construcción de un nuevo edificio, en lugar de donarlo para apoyos ante la crisis. Pero Domínguez Nava reviró que justo ese nuevo edificio y otros acuerdos en su momento fueron aprobados por el coordinador del PRI, y hasta firmó los documentos en la Jucopo.

Sus señalamientos son “desafortunados”, dijo, y le recordó que el Congreso ya donó 13 millones de pesos, sin estar obligado a ello. No sabemos si de esto saldrá algo que realmente sirva, o quedará solamente en una guerra inocua de declaraciones. Y vaya que nos podríamos ahorrar estos desplantes. Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios