Las víctimas del “Jueves negro”

A un año de los trágicos acontecimiento del llamado “Jueves negro”, que se cumple este fin de semana, son muchos los pendientes que aún se tienen, tanto en cuanto a información de lo que realmente aconteció, como en lo que respecta la reparación de daños a las víctimas de esos hechos.

Está claro que el Estado mexicano ha incumplido con algo tan esencial y justo como es la atención expedita y suficiente a los afectados colaterales.

Cuando menos en lo que es posible reparar, como los daños materiales a negocios, a vehículos, la ayuda a heridos y familiares de fallecidos, el propio gobernador, Quirino Ordaz Coppel, reconoció hace unos días e entrevista para Línea Directa que no se ha dado.

Muchos ciudadanos que en su momento pusieron  denuncias por robo de vehículos y daños diversos se han visto envueltos en un laberinto burocrático difícil de superar.

La Fiscalía General del Estado establece que todos esos expedientes fueron remitidos a la federación, donde hay absoluta opacidad sobre el asunto.

A las víctimas les asiste el derecho constitucional de ser atendidas y reparados los daños que sufrieron, pero como en muchos otros casos, sencillamente no se les ha cumplido. Solo una cosa tienen clara: se les ha dejado solas. Ni el estado ni la federación les han respondido.

Así, a un año de distancia, muchos culiacanenses no solo perdieron su tranquilidad y su patrimonio, por modesto que este fuera, sino también la esperanza de que se dé un verdadero cambio en la atención a quienes tienen la desgracia de convertirse en víctimas colaterales de esta desbordada violencia que nadie para, pero que todos desde el gobierno de desgarran las vestiduras expresando que está bajo control.

Y conste que nos referimos a las víctimas de un fatídico día. Sin contar las que se suman cotidianamente hasta convertirse en miles, con el mismo trato.

Comentarios

vel, commodo efficitur. ante. dapibus mattis