Las redes sociales

Durante los últimos días se ha intensificado la permanente controversia sobre el uso de las redes sociales, principalmente a raíz de la suspensión de las cuentas de Twitter y Facebook al presidente de Los Estados Unidos y a una artista e influencer mexicana, sinaloense por cierto.

La convivencia en sociedad requiere de reglas, a las que todos debemos someternos si queremos vivir en un ambiente de elemental armonía.

Las redes sociales y diversas plataformas de información juegan un papel preponderante en el comportamiento de la sociedad actualmente.

Por lo mismo, y porque su uso se ha generalizado, hay que ser muy cuidadosos en el manejo de estas extraordinarias herramientas.

El impacto del uso pervertido de esta herramienta encuentra el mejor caldo de cultivo para su crecimiento en la ignorancia y el fanatismo.

El único antídoto aquí es la educación. Leer, informarse, confrontar datos de diversas fuentes. Discernir entre algo verdadero y una mentira y su pretensión insana.

Las redes sociales son una gran oportunidad y un gran riesgo, que exige mucha responsabilidad y prudencia en su uso. Todos pueden informar, pero no todos son profesionales de la información ni todas las mentes están siempre lúcidas para hacerlo.

Cada palabra de un líder, político o social, en las redes sociales, tiene un peso extraordinario en sus seguidores. Eso es un gran reto y exige una absoluta seriedad en los mensajes que envía. Es mucho lo que puede construir o destruir.

La clave está en el respeto y la tolerancia a la discrepancia.

En manos de irresponsables las redes sociales son un peligro, y en manos de irresponsables con poder son letales. Lo que es deseable es el apego a normas elementales de decencia y convivencia, antes de las sanciones por el indebido uso de esas herramientas.

Comentarios