Al momento

La Voz de Sinaloa (III)

Culiacán, Sinaloa, 13 de marzo 2022. Eran otros tiempos y sobre la condición del reportero y las dificultades de mantener la independencia en los inicios de...

Internet |

Culiacán, Sinaloa, 13 de marzo 2022. Eran otros tiempos y sobre la condición del reportero y las dificultades de mantener la independencia en los inicios de La Voz (no muy diferente a lo que vivimos en su última etapa) es preferible dejar la palabra a Don Gustavo, tal y como nos lo dijo:

“En ese tiempo, olvídense que los reporteros anduvieran en carros, ya fueran de la policía, facilitados por el gobierno o por alguna institución. Sino que tenían que hacer de su propio sueldo, que era raquítico, el pago de alguna araña o a patita tenían que ir a todas las fuentes de información”.

“El medio, como siempre para una publicación que aspira a ser libre, era hostil, se hacían amenazas, aprovechaban cualquier oportunidad para quitar anuncios o para cometer insultos, etc., no obstante de que procuramos siempre nosotros llevar una línea blanca en lo que se refiere al trato al público y al trato a la sociedad. Pero así son las circunstancias y los medios, los intereses creados, el sistema”. (Revista Apunte, abril de 1978).

LA DEFENSA DEL DÉBIL

Cuando conversaba con Don Gustavo D. Cañedo, casi a diario, volvíamos a temas recurrentes que planteaban cuestiones cuyas respuestas intuíamos. No era La Voz una ínsula Barataria, espacio de la asepsia, sino un esfuerzo consciente de sus limitaciones.

El propio Don Gustavo así se reconocía pero era, sin duda, un periodista de la vieja guardia que actuaba conforme a sus ideas; en el aspecto humano era un hombre de bien, idealista y romántico. Para mí fue una suerte de padre putativo.

Poco antes de morir, Don Gustavo ratificó a quien esto escribe, el último de sus discípulos, lo que ya había plasmado en la revista “Apunte” que aquí he citado: “tratar de intuir en el medio lo que nosotros entendíamos como un cambio de situaciones, la defensa al débil, la defensa de un régimen de derecho, atacar a los monopolios, atacar el usufructo indebido de grandes utilidades en menoscabo del pueblo que siempre se ha estado muriendo de hambre, son las funciones que, entiendo, competen al ejercicio de la prensa independiente”.

LO QUE SE VEÍA VENIR

Don Gustavo advirtió lo que se veía venir: si el periodismo es visto, únicamente, en su aspecto empresarial-mercantil, en la lógica de la ganancia, su esencia se difumina, se convierte en un instrumento de conformación en la óptica del poder instalado, en lugar de contribuir a la formación de un criterio libre e independiente.

Fue también Don Gustavo el pilar fundador de la Asociación de Periodistas de Sinaloa (APS) y en ello tuvo que ver la idea que sustentaba respecto al gremio como tal. La APS sería un lugar de encuentro, de compartición y discusión de los problemas que afrontan el quehacer periodístico y sus actores, en un marco de fraternidad, pero también de verdad y de justicia.

LA HERENCIA

Al desaparecer “La Voz”, con el ímpetu juvenil (el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos, bien dice Pablo Milanés, pero la sangre no se puede negar) me di a la tarea de crear la revista “Apunte” que sólo apareció en dos ocasiones (marzo y abril de 1978) y el por qué no requiere abundamiento.

En esa revista escribió Don Gustavo un artículo y se publicó la entrevista que ha nutrido esta columna.

He hurgado en los cajones y encontrado esas pequeñas cosas que, como en el canto de Serrat, nos hacen llorar cuando nadie nos ve; recortes desvaídos de viejas columnas, notas de los pininos, hace ya más de cincuenta dos años, y mis primeros intentos por entender y plasmar lo entendible, que a veces es más poco de lo que uno quisiera.

Pero este 13 de marzo, concluyamos pues, no habrá festejo como antaño. Aquel gremio, que esperaba la fecha desde el inicio de marzo, porque la fiesta era grande, ya no está.

“La Voz” ya no existe, es cierto, pero nos quedamos con el canto, Don Gustavo, ese que compartimos muchas veces, ese que nos ha marcado el rumbo y, de alguna manera, el alma. Aquí seguiremos, hasta el final ([email protected]).

Fuente: Internet

Jorge Guillermo Cano

Columnista

Escritor y periodista, Dr. En Ciencias Sociales. Se inició en La Voz de Sinaloa, en 1969.

Ver más

Al momento

Suscríbete a nuestro boletín

Para tener la información al momento, suscríbete a nuestro boletín en el tendrás las últimas noticias de Sinaloa, México y el mundo.