La legitimidad es la narrativa

En defensa de la política

Analista de la política, sabedor que la política vale más por lo que previene que por lo que logra. Decidí explicar sus escenarios y sus formas al día, en un lenguaje claro y llano, eso es defenderla.

Cuando te legitimas al llegar al poder, tus acciones son de lo que habla la gente.

El alcalde que se equivoca y rectifica, el que no rectifica, el diputado que enfrenta y después se serena, el que no se serena, el funcionario que se alebresta, el funcionario calmado que resuelve. El alcalde que no se equivoca pero no comunica. Etcétera.

Como llegas gobiernas y, así construyes la narrativa que los ciudadanos van a hablar de ti en la casa, en la oficina, en la cantina, pero, si no tienes control de las acciones la narrativa se desborda y muy probablemente se van a reír de ti.

En la Cuarta Transformación han sabido muy bien construir la narrativa con forma y un fondo muy bien establecido y han forzado a la gente hablar con ello.

Un día somos expertos en aeronáutica y hablamos de aeropuertos y otro día somos expertos en oleoductos, conocedores en abasto de hidrocarburos y defendemos cualesquiera que fuese la posición lo hacemos con la vehemencia como si hubiésemos pasado 4 años en la facultad de ingeniería del politécnico nacional.

Esa es la narrativa del régimen, nos tiene hablando de todas las decisiones y discutiéndolas como si la legitimación fuese eso, como si nosotros mismos discutimos lo que no conocemos y lo defendemos como si tuviésemos total conocimiento de la causa, pero en eso que nosotros conversamos de un lado o de otro, el régimen avanza en la estrategia de convencimiento.

En lo federal, la Cuarta Transformación ha ido demostrándose que son como una naranja, un solo cuerpo uniforme pero si le quitas la cáscara tiene muchos gajos, dichos gajos se pelean pero luego, luego se contentan.

Ya va un mes, entre Aeropuertos y bombas de gasolina ha sido lo que con mayor magnitud se ha discutido, partiendo en dos la opinión de la gente y siempre encontrando una salida para salir a flote, hasta ahorita es la misma: corrupción.

En la narrativa lo que indigna es lo que justifica, por ejemplo, si la corrupción indigna a la gente, si cometes errores pero son por desmembrar la corrupción eso es lo que te exculpa cualquier situación que sea, esa situación la ha entendido muy bien el actual régimen y es lo que hasta ahorita le ha permitido salir al paso.

En un mes, se ha cancelado un aeropuerto y estamos en el 40% de la población del país está haciendo colas por abasto de combustible y no por desabasto sino por distribución, como bien lo han explicado, el fundamento que obliga a perdonar la decisión es que es contra la corrupción.

¿Y cuando ese fundamento toque a las puertas de la 4T? ¿Qué pasará?

Comentarios