La Jugada del Presidente

El miércoles pasado, el Gobierno Federal se aventó una carambola de varias bandas, para enviar una serie de mensajes a quien en un futuro pretenda decirle que “No” al Presidente.

En la mañana las imágenes eran lapidarias, el exdirector de Pemex Emilio Lozoya, era detenido en un lujoso complejo habitacional en Málaga, España. 

Con Lozoya, ya eran 3, los exdirectores de Pemex, Rogelio Montemayor en Texas en 2004 y Jorge Díaz Serrano en 1982, a ambos, las acusaciones contra Montemayor y Díaz Serrano, no son nada a comparación del escándalo internacional por lo que Lozoya Austin fue detenido en Europa.

El mensaje contra la corrupción del Presidente caló en la clase política, pero el dardo también estaba dirigido contra todo lo que oliera al Ex Presidente Peña Nieto, ya que dos miembros prominentes de la 4T felicitaron al Fiscal Gertz Manero por la aprehensión.

 Alfonso Ramírez Cuellar, Diputado Federal y Dirigente de Morena pidió ir en contra de Luis Videgaray, así como Santiago Nieto, titular de la UIF a quien Videgaray defenestró de esa misma posición en el pasado gobierno y todo por que investigó a Lozoya, se congratuló de la detención del exfuncionario peñanietista.

Y bueno la vida da revanchas, en conferencia, Nieto Castillo dijo: “Estoy muy contento por que parece detuvieron a Lozoya”… la forma en que se expresa es el gusto por aplastar a todo lo que huela a Estado de México.

Mientras tanto, horas después en Palacio Nacional se celebró una cena en donde el Presidente convirtió a los empresarios en vendedores de “cachitos” para la “supuesta” rifa del avión, ya que los hizo que le compraran “voluntariamente” y así cooperaran con la causa.

Genial el Presidente, en la mañana detiene a Lozoya, la noticia corre por la  mañana y tarde para en la noche varios empresarios al ver el músculo del Presidente, si pensaban no ir o no cooperar, pues tuvieron todo el día para pensarlo y recapacitar.

No cabe duda, a mitad de semana el Presidente dejó ver que va por más contra el sexenio pasado y sigue usando al avión como herramienta de comunicación política y de recaudación con los empresarios, pero ¿A cambio de qué? Los empresarios habrán jalado con el Presidente.

Al final del día, el poder le gusta mostrarse, y el Presidente a buena parte del PIB los volvió expendedores de cachitos de lotería. Fascinante la manera en que el Capital se dobla para después estirarse lo más que pueda… con tal de reproducirse a la máxima ganancia.

Mientras la Unidad de Inteligencia Financiera y la FGR se anotaban otro tanto, el Presidente festinaba la recaudación de un solo día en Palacio Nacional. El mensaje fue claro, todo lo que huela a Estado de México y a corrupción va a ser arma política del Presidente durante todo su sexenio. Lozoya y el avión son la prueba.

Así va  a jugar el Presidente y los empresarios parece que de su lado… o más bien dicho, del lado del dinero.

La prueba para ambas premisas es la Unidad de Inteligencia Financiera, que ahí está y no se raja y más si se trata de investigar y demostrar la corrupción de todo lo que hieda a Atlacomulco.

Comentarios

eleifend accumsan sem, libero felis consectetur dictum