La hacemos de tos

El problema con PASA podría estar pasando a otro nivel a tres semanas de la decisión de suspender la prestación del servicio de recolección de basura por la falta de pago del mismo de parte del gobierno municipal de Guasave. No tiene la culpa este gobierno de lo que les heredaron, de la deuda con […]

Periodista sinaloense con más de 30 años de experiencia en medios escritos y electrónicos. Editorialista de Línea Directa, escribe la columna Tiempo de Opinión y conduce El Cerrojo de Línea Directa en su emisión Guasave.

El problema con PASA podría estar pasando a otro nivel a tres semanas de la decisión de suspender la prestación del servicio de recolección de basura por la falta de pago del mismo de parte del gobierno municipal de Guasave.

No tiene la culpa este gobierno de lo que les heredaron, de la deuda con PASA y de otros pasivos que recibieron, pero sí tiene la irrenunciable responsabilidad de enfrentar el caso con absoluta seriedad.

Se pagan las consecuencias de decisiones muy importantes tomadas en varios desordenados, por decir lo menos, gobiernos municipales.

Lo del servicio de recolección de basura es lo más serio, tanto que este conflicto podría marcar el gobierno de Aurelia Leal, como exitoso o fracasado, dependiendo de lo que resulte al final.

Las finanzas del municipio no dan para pagar el adeudo, ni para cumplir con el pago mensual, y lo que es más grave, tampoco para echar a andar un plan propio de recolección de basura con personal y maquinaria de la comuna con altas posibilidades de responder cuando menos medianamente a las expectativas de los guasavenses en cuanto a este servicio.

Ni con la incorporación de los cinco camiones de la controvertida renta y del prestado por un particular con opción a compra. Pero si todo esto va más allá, pudiera servir para dar los primeros pasos en la recuperación de la autonomía en el servicio de recolección de basura por parte del ayuntamiento.

Y reconociendo que no se han quedado con los brazos cruzados, sino que han salido a la calle, mostrando disposición de trabajo y socializando el problema que se padece, encontrando solidaridad y empatía de la gente, deben entender que eso no se va a sostener por mucho tiempo.

Tan serio es el problema, que no se trata sólo de la suciedad o imagen urbana, sino ya de un latente riesgo sanitario y la inminente entrada a un laberinto de demandas formales que podrían costarles decenas de millones de pesos al municipio.

Hay responsables en todo esto, en haber llevado a este punto la relación con PASA. Parece que si los hay, difícilmente se procederá contra ellos.

¿O ya hay alguna demanda formal de parte del actual gobierno municipal contra sus antecesores, a los que han acusado, solo mediáticamente hay que decirlo, de corruptos, ladrones e incapaces? Nada, absolutamente nada. No se pasó de los insultos y acusaciones insostenibles en los medios de comunicación.

Además, aquí el asunto es que no son cuestiones personales, del presidente Barajas, Leyson o Diana, sino compromisos de la institución. Del gobierno municipal, independientemente de quién esté al frente.

Hoy está como alcaldesa Aurelia Leal, y tendrá que enfrentar este conflicto de manera institucional, por la vía de la negociación o en los tribunales.

¿Hay la serenidad e inteligencia para el diálogo tranquilo y respetuoso con la empresa a fin de llegar a un arreglo sin necesidad de ir por las vías judiciales? Yo espero que sí y es lo deseable para transitar hasta que finalice el plazo que establece el contrato vigente.

¿Está preparado el gobierno municipal para una defensa jurídica exitosa de este caso, partiendo de que de perder le podría costar más de cien millones de pesos dar por terminado el contrato con PASA? Tengo mis dudas, no por capacidad o incapacidad de la defensa formal, sino debido a lo que está estipulado en el contrato debidamente protocolizado respecto al rompimiento de la relación empresa-ayuntamiento.

Yo espero que también el gobierno municipal tenga mayor capacidad de socializar el asunto, de explicar con seriedad el problema son todos sus posibles escenarios a los ciudadanos, a los regidores de oposición e incluso a funcionarios municipales que desconocen cómo se está actuando. Ojalá lo hagan, que le hace que a pesar de ello luego la hagamos de tos, como dijo el titular de Tesorería Municipal.

Comentarios