La dosis de Morena para el 2021

Dice la diputada federal de Morena Merary Villegas que ni el “Jueves Negro” del 17 de octubre en Culiacán, ni las irregularidades en las asambleas distritales que echó abajo el INE, les harán mella en los comicios de 2021, y que aplicarán a sus opositores en Sinaloa la misma dosis que le suministraron en 2018.

Precisamente fueron posturas soberbias como esta, la podredumbre de su corrupción y su cinismo, además del hartazgo ciudadano y contar en la boleta una figura como Andrés Manuel López Obrador, las que hicieron posible que Morena desalojara del poder a la clase política desplazada.

Ni tan siquiera el peso específico de la mayoría de los candidatos a diputados y alcaldes, en algunos casos absolutos desconocidos, influyeron tanto para alcanzar ese objetivo.

Y aquellos que lo lograron incurren hoy en las mismas prácticas. Con frecuencia en el poder las cosas se olvidan y parece que no se puede concebir éste sin ese insultante desplante de arrogancia.

Aunque hay probabilidad de que así suceda, que Morena borre de nuevo a sus opositores en 2021, las declaraciones de la legisladora morenistas parecen más que nada buenos deseos sin soporte en factores tangibles. Las condiciones son muy diferentes.

El voto de los sinaloenses es muy volátil y el poder desgasta. Van algunos datos:

1.- . En las elecciones locales de 2010 la alianza encabezada por el PAN ganó la gubernatura con el 51.84 porciento de la votación, 8 alcaldías y 9 distritos locales, mientras que el PRI y su alianza 15 distritos locales y 10 presidencias municipales. No existían aún ni Morena ni el Partido Sinaloense.

2.- En 2013, el PRI y sus partidos aliados ganaron 15 alcaldías y 19 distritos electorales, mientras que la alianza PAN-PRD-PT-MC, que tres años antes había ganado la gubernatura, solo 3 presidencias municipales y 3 diputaciones de mayoría relativa.

3.- En 2016 el PRI con Nueva Alianza y Partido Verde como aliados recuperó la gubernatura de Sinaloa con el 41.73 porciento de la votación, contra solo el 17.6 porciento del PAN. El PAS en alianza con Movimiento Ciudadano alcanzó una extraordinaria votación del 26.0 porciento del total de sufragios emitidos. La alianza priista ganó 22 distritos electorales, dos el PAN y nada el PAS, aunque éste con derecho a varias posiciones por la vía plurinominal. Y en cuanto a las alcaldías, el PRI alcanzó 13 triunfos, contra 2 del PAN y 3 del PAS. Ese año fue la primera participación de Morena en una elección local en Sinaloa. Sin lograr ninguna alcaldía o diputación de mayoría relativa, alcanzó una votación del 5 porciento que le valió para 2 curules por la vía plurinominal, una de ellas precisamente para Merary Villegas.

4.- En la elección del 2018 en Sinaloa Morena ganó la elección para presidente de la República, las dos primeras posiciones en el Senado de la República, los 7 distritos electorales federales, 19 diputaciones locales y 7 presidencias municipales, incluyendo las más grandes: Culiacán, Mazatlán, Ahome y Guasave. Una verdadera paliza de Morena, que dos años antes no había ganado nada mediante el voto directo.

5.- Está también el natural desgaste ocasionado por el ejercicio de gobierno, que en el caso de los alcaldes y diputados no ha sido poca cosa. Ahí está el recuento de los escándalos.

Por eso parece muy aventurada la aseveración de la legisladora, más propia de una candidata en campaña que resultado de un análisis serio de las condiciones políticas. Aunque los opositores parece que están ayudando a que se concrete.

Comentarios

ipsum elit. dolor ut neque. elit. in Phasellus vulputate, leo commodo