La curva no se aplana en Sinaloa

Este martes, el subsecretario de Salud federal y vocero nacional del tema coronavirus, Hugo López-Gatell, fue particularmente insistente con una frase: en México ya se logró aplanar la curva de la pandemia. Y aunque aclaró que esto no quiere decir que se “acabe el problema” de un día para otro, es significativo porque marca que ya está a punto de superarse la peor parte. Seguirá habiendo contagios y, por desgracia, fallecimientos, pero sin grandes saltos en las cifras.

Claro, muchos se quedaron extrañados porque ayer mismo se registraron 236 muertes por COVID-19, el número más alto hasta ahora. Aun así, el subsecretario enfatizó que en promedio, a nivel nacional, ya estamos viendo la “luz al final del túnel” (algo que también ha repetido el Presidente)… No obstante, ayer mismo el secretario de Salud en Sinaloa, Efrén Encinas, emitió una aclaración, en referencia a lo dicho por López-Gatell, aunque sin mencionarlo directamente.

En la actualización diaria de cifras, el doctor Encinas aclaró que existe el aspecto de “regionalización epidemiológica” y que Sinaloa tiene características propias, que no son las mismas que las del resto del país. Aquí pues, se entiende, todavía no hemos aplanado la curva. Estamos, dijo el secretario, en “el pico máximo”.

Queda claro el mensaje, sobre todo para aquellos que quizá ya se estaban confiando demasiado. El problema va a seguir todavía por lo menos todo el mes de mayo. Hay que recordar bien esto, porque sería lamentable que lo pasáramos por alto, sobre todo cuando se avecina una fecha complicada como el 10 de mayo, en la que muchos quisieran pasar por alto las vitales medidas de aislamiento y sana distancia…

En Gobierno del Estado sigue creciendo la lista de los funcionarios que se contagian de coronavirus. Ayer, el secretario de Educación Pública y Cultura, Juan Alfonso Mejía, confirmó haber dado positivo a la prueba. A través de un video en sus redes sociales, dio a conocer la situación y dijo que se mantendrá aislado, con su familia, pero por lo pronto seguirá trabajando.

Mejía López expresó que al trabajar en una administración que le da “la cara a la gente” y siguiendo el ejemplo del gobernador Quirino Ordaz Coppel, es que decidió hacer públicos los resultados. Es aplaudible esta acción, aunque claro, se respeta también a todas aquellas personas que deciden no hacerlo así. Y es que se habla de que hay varios funcionarios estatales más que tienen coronavirus, pero no han querido confirmarlo públicamente.

Están en todo su derecho y su privacidad debe ser respetada. Por cierto, una situación que nos dejó con la duda fue la segunda prueba que se realizó el secretario de Turismo, Óscar Pérez Barros, que dio negativo a coronavirus, a pesar de que en una primera dio positivo. Parecía que se le descartaba la enfermedad, pero ayer mismo Don Óscar publicó en su cuenta de Twitter que seguía en casa, con síntomas y siguiendo recomendaciones médicas. Ya veremos si se aclara este punto…

Donde de plano no saben nada de “darle la cara a la gente” es en el Ayuntamiento de Ahome. Ya le habíamos comentado en este espacio que se rumoraba la salida de Sergio Leyva de la Dirección de Ingresos, sin embargo, de manera oficial no hubo ningún anuncio ni nada por el estilo. Solo hubo silencio.

Ayer, después de insistirle para buscar la confirmación, el secretario del Ayuntamiento, Juan Fierro, informó que efectivamente Leyva dejó el cargo, y fue suplido por Onisa Juárez, quien se desempeñaba como directora de Cobranza. Pero pareciera que fuera información confidencial, porque nunca lo hicieron del conocimiento de la ciudadanía por cuenta propia.

Pero vaya, al parecer es demasiado pedirle al gobierno de Manuel Guillermo Chapman, que ni siquiera se molesta en informar al Cabildo de los movimientos en su gabinete. No lo hicieron con Sergio Leyva ni con Solangel Sedano. Algunos regidores se dijeron molestos por este hermetismo que ha caracterizado a la actual administración. Pareciera pues que Don Billy piensa que está manejando su empresa particular y no una entidad pública, como el Ayuntamiento de Ahome…

Parece una batalla perdida la exigencia para que haya consideraciones en los cobros de la Comisión Federal de Electricidad. Distintos actores ya han levantado la voz para hacer notar que con el “Quédate en casa”, los recibos están llegando dos o tres veces más altos en comparación con meses anteriores o con el año pasado.

Primero fue el senador del PRI, Mario Zamora, y luego Guillermo Padilla Montiel, de Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia de Sinaloa, quienes remarcaron el alza en los cobros, que se presenta justo en medio de una muy difícil situación económica, con muchas personas viendo que caen sus ingresos o hasta pierden su trabajo.

El problema es que no es nueva la petición de que la CFE sea más considerada. Las autoridades federales simplemente hacen caso omiso y “oídos sordos”. Ya entró la tarifa 1F de la temporada de verano pero no sabemos si será suficiente. Esperemos que alguien se tome la molestia en escuchar las sentidas peticiones. No sería mala idea que mínimamente lo hiciera el superdelegado Jaime Montes. ¿No lo cree? Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios