La austeridad no llegó a Ahome

La noticia de que a Rosario Robles, una de las funcionarias favoritas de Enrique Peña Nieto, le fue dictada la prisión preventiva en el penal de Santa Martha Acatitla, cimbró al país entero antes del amanecer. Era de esperarse su vinculación a proceso por el caso de la “Estafa Maestra”, pero muy pocos o quizá nadie, ni la propia Rosario ni sus abogados, pensaba que iría a prisión, debido a que el delito que se le imputa, ejercicio indebido del servicio público, no es considerado grave.

Pero sucedió: Robles estará dos meses recluida en la misma cárcel que una vez albergó a Elba Esther Gordillo, en tanto continúa la investigación complementaria. El caso está en boca de todos los mexicanos, debido a que es inédito saber que una exfuncionaria federal de primer nivel estará tras las rejas, acusada de corrupción. ¿Y dónde quedó el “No te preocupes, Rosario”?…

Sin embargo, no hay que perder de vista que Robles todavía no ha sido declarada culpable y con una buena defensa podría salir de prisión. Sin duda este es apenas el primer paso y habrá que estar pendientes del desenlace de este más que polémico caso. ¿Será Rosario la “Elba Esther” del gobierno de AMLO? ¿Recuperará la libertad y, en unos años, regresará recargada, tal como la “Maestra”? ¿Irán a tener el mismo destino otros exfuncionarios como José Antonio Meade, Emilio Lozoya o incluso el expresidente Peña Nieto? Esas, y muchas otras dudas, están en el aire…

De vuelta a Sinaloa… En el ayuntamiento de Ahome de verdad que ya ni la muelan, y nos quedamos cortos con la expresión pues el gasto de más de 200 mil pesos del erario para comprarles celulares lujosísimos a funcionarios municipales es una verdadera bofetada en la cara de los ciudadanos por parte del gobierno de Manuel Guillermo Chapman.

Por donde se le vea, no hay absolutamente ninguna justificación para que a Minerva Vázquez González, directora de Planeación e Innovación Gubernamental; Sergio Leyva Germán, director de Ingresos; Noé Molina Ortiz, director de Egresos, y Benito Guadalupe Méndea Hurtado, director de Informática, les haya sido regalado con cargo al erario un iPhone XR de más de 23 mil pesos. Semejante lujo o lo pagan de su bolsillo o si el alcalde considera que es de vital importancia para su labor, un equipo menos caro sería lo ideal.

En definitiva, la República de Austeridad y la Cuarta Transformación no llegaron a Ahome. El gobierno de Billy Chapman aplica las mismas o quizá peores prácticas del viejo priismo, donde la política y el servicio público no son vistos como una obligación y una enorme responsabilidad, sino como un enorme pastel del que hay que sacar la rebanada más grande. Y tonto es el que no se aprovecha, han de pensar. Para llorar, de verdad, lo que pasa en Ahome y ya veremos qué excusa o maroma intenta dar el alcalde o sus funcionarios…

Atentos que este miércoles el gobernador Quirino Ordaz Coppel se reunirá en la Ciudad de México con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, a quien le planteará de nuevo la necesidad de que se inyecten recursos federales extraordinarios para Sinaloa, pues se necesitan al menos mil 500 millones de pesos para que el estado pueda cumplir sus compromisos de fin de año, sobre todo en las áreas de Salud y Educación, y para sacar adelante distintas obras de infraestructura.

Ya veremos si el mandatario estatal regresa con buenas noticias de la capital del país. Él mismo subrayó que tienen un trato cercano con Don Arturo pues la cita se la pidió apenas la semana pasada y se la concedió en muy pocos días. Eso podría ser una buena señal, pero ya sabemos cómo se las gastan en el gobierno federal a la hora de soltar el dinero.

Por cierto, ayer Ordaz Coppel hizo un recorrido por un mercado de Angostura, pero vaya que la nota se la llevó la alcaldesa Aglaee Montoya, quien se pintó el sello del gobierno estatal, “Puro Sinaloa”, en su vientre de embarazada. Habrá quien critique la acción, de lo que no queda duda es que a la munícipe le pareció que esta era la mejor forma de demostrar su total apoyo y agradecimiento al gobernador. Ahora sí que cada quien…

Indolente. Así se vio la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social ante el caso de una menor de 6 años que falleció en la clínica 32 de Guasave, debido a un cuadro de deshidratación que, acusan los familiares, no fue atendido debidamente por el personal de la institución, quienes incluso en medio de la emergencia le dijeron a la madre que su hija estaba dada de baja como derechohabiente.

Ciertamente, sería prematuro repartir culpas o señalar responsables, porque esto amerita una investigación de fondo. Pero al parecer ni siquiera para eso se presta el IMSS. Este martes lanzó un frío y escueto comunicado de dos pequeños párrafos. Y nada más.

No deja ni siquiera el beneficio de la duda a los padres ni le extiende alguna condolencia ante la situación por la que están atravesando. Menos hablar de abrir un proceso de investigación para sus trabajadores aún y cuando lo haga por mero trámite. Ojalá, por los padres y la familia de la menor, el instituto rectifique lo más rápido posible. Así se las gastan. O peor… Comentarios: [email protected]

Comentarios

risus id, nec ut Curabitur Praesent non