Informe en tiempo de pandemia

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha rendido varios informes ante sus seguidores y el pueblo de México, pero el de mañana será su segundo constitucional, y seguro más importante que el primero, ahora inmerso su gobierno en una seria crisis económica y sanitaria.

No se vislumbra aún una salida para la crisis de salud, con más de 60 mil muertes y una estrategia oficial severamente cuestionada, ni para la económica, de la que ya dijo el titular de la Secretaría de Hacienda será la más grave que esta generación haya padecido, y vaya que hemos sufrido varias y fuertes.

Además, sigue latente el riesgo de un recrudecimiento del choque entre las diferentes fuerzas políticas, que nos lleve a una crisis en ese renglón.

Pese a todo, el mandatario se jacta se seguir teniendo un amplio respaldo popular, superior según sus propios datos a los niveles de aprobación que le dan encuestas de diversos medios y empresas especializadas.

El mensaje que emita López Obrador mañana en su segundo informe de gobierno será sumamente interesante.

Veremos a qué le da mayor relevancia, si al pasado, al presente o al futuro, y si lanza un llamado a la concordia o prefiere mantener encendida la llama de la confrontación.

Mantener la vista puesta en el pasado le ha dado extraordinarios resultados, desde su campaña política, e incluso fue eso un factor determinante que lo llevó a su arrollador triunfo electoral. Y lo sigue haciendo en el presente ya como gobierno, porque eso seduce a sus bases, aunque recrudezca la discordia.

Y no se trata de no castigar a los corruptos del pasado, sino de las formas.

¿Valdrá la pena para él dar relevancia al presente con el actual estado de cosas, con la gente muriendo por la pandemia sin control, perdiéndose millones de empleos y cerrando miles de empresas? No.

¿Bajo el nada halagador panorama, habrá algo creíble, pero sobre todo viable, que el presidente pueda ofrecer para un mejor futuro de los mexicanos, que haga renacer la esperanza en mejores condiciones? El porvenir es incierto y poco es lo que puede entusiasmar a los ciudadanos.

Por eso, es posible prever que López Obrador dará su segundo informe de gobierno con la vista puesta en el pasado. Es lo más vendible políticamente, y eso es lo que le interesa al presidente.

Y lo del llamado a la concordia, definitivamente eso no se le da.

Comentarios

in efficitur. accumsan suscipit risus nunc