¿Imparable la “guerra de encuestas”?

Curioso, por decir lo menos, el que haya “coincidido” este fin de semana la divulgación de por lo menos cuatro encuestas sobre las preferencias electorales rumbo a la sucesión de la gubernatura en Sinaloa el próximo año: una del periódico El Economista, otra de Masive Caller, y otras dos de empresas como Demoscopía y Tracking Polls.

Los resultados son variopintos aunque en general manejan más o menos a los mismos “punteros”, los nombres que ya se han venido manejando desde hace semanas, como el de Rubén Rocha Moya, Gerardo Vargas Landeros, Mario Zamora, Imelda Castro, Jesús Valdes Palazuelos, entre otros, y el panorama que pintan es que Morena hasta ahora lleva las de ganar, pero el PRI le está pisando los talones.

Los porcentajes, claro, varían dependiendo de la empresa encuestadora. Y por supuesto que las reacciones también variaron: para la delegada de Morena, Carol Arriaga, representan una “crónica de un triunfo anunciado”; para el líder del tricolor, Jesús Valdés, es muestra de que van avanzando y “caballo que alcanza gana”; mientras que el dirigente del PAN (partido que queda relegado), Juan Carlos Estrada, desestimó las encuestas porque dijo que el “que paga” es el puntero…

Lo cierto es que entramos de lleno a una “guerra de encuestas” y la verdad de las cosas, más que una mediación objetiva de las preferencias, se observan como parte de una estrategia política de distintos grupos. La presidenta del IEES, Karla Peraza, hasta dijo que podrían ser “ilegales” estos ejercicios, porque hasta diciembre inicia formalmente el proceso electoral en Sinaloa. La pregunta es: ¿el instituto electoral irá a tomar cartas en el asunto o dejará que continúe esta batalla por los porcentajes, como si nada pasara?

Insistimos: el mejor enemigo de un morenista es otro morenista. Y esto aplica en todos los niveles y estratos del partido. Le comentamos esto porque ayer quedó claro que la delegada de Morena en Sinaloa, Carol Arriaga, no es del agrado del dirigente provisional, Alfonso Ramírez Cuéllar.

El líder partidista primero se mofó de los resultados que obtuvo Carol en la encuesta de reconocimiento del INE, pues buscaba ser secretaria general. “No brilló para nada, nadie la conoce, no sacó ni lo mínimo”, exclamó Ramírez Cuéllar. Por si fuera poco, después criticó el desempeño que ha tenido como delegada, pues acusó que más que hacer una tarea de unificación entre la militancia sinaloense, se ha portado como la “representante de una fracción”.

Así que muy pendientes. El futuro de Morena está en juego y hay versiones de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial la Federación podría tirar el proceso de renovación de la nueva dirigencia. De ser así, se dice que Ramírez Cuéllar quedaría como interino hasta que pasen las elecciones y se intuye que buscaría cambiar a la delegada en Sinaloa. Pero todo cae dentro de la especulación porque, debido a estos constantes pleitos internos, no hay nada seguro en este partido…

Con el proceso electoral en puerta, que nadie se sorprenda de ver las “mudanzas partidistas” de decenas de personajes políticos. El más reciente ejemplo es el exdiputado local por el PAN, Roberto Cruz, quien ayer se dejó ver vestido de naranja y anunció que ahora forma parte de las filas de Movimiento Ciudadano.

Al asistir al evento de entrega de nombramiento a Amado Zazueta García como líder de Jóvenes en MC, Cruz Hernández dijo que ya es todo un emecista y se convenció de adherirse a la “fuerza naranja” porque ahí son plenamente conscientes de que la única alianza útil es con la ciudadanía y no con los partidos, algo que nunca entendieron en el PAN.

Recordemos que el exlegislador abandonó al blanquiazul desde 2018, y durante dos años no informó públicamente sobre una nueva militancia. Y no es por ser malpensados pero… ¿se habrá unido el “Güero” Cruz con los emecistas, porque vio que ahí sí conseguirá tener alguna candidatura en el 2021? 

Por si algo le faltara a la Junta de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Ahome, ahora fue detectado un presunto desfalco por cerca de un millón de pesos, que habría sido cometido por empleados del área administrativa, por lo que ya fueron dados de baja y se inició una investigación al respecto.

El gerente de la Japama, Guillermo Blake, confirmó esta información, y dijo que fue la directora del área de Administración y Finanzas, Diana Rubio Viesca, quien detectó estas irregularidades. Pero esto podría ser apenas la “punta del iceberg”, pues las autoridades municipales recuerdan que de manera paralela se sigue realizando la auditoría especial a cargo de Sergio Leyva (sí, el que recibe un pago de 120 mil pesos mensuales)…

Pese a esto, los críticos del alcalde Manuel Guillermo Chapman no quedaron conformes pues aseguran que Don Billy le está dando un manejo político al tema, y más que “arreglar” o “limpiar” de fondo a la junta de agua, usará este caso para su beneficio personal y de paso ando buscando “a quién echarle la culpa” sobre los nulos resultados de su gobierno. ¿Será? Así se las gastan. O peor… Comentarios:lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios

ut et, suscipit lectus porta. adipiscing quis, justo dolor. Aliquam nec