¡Firmes!

En la historia política de las relaciones bilaterales, de los casos conocidos, hay dos que resaltan por haber sido choques tremendos entre un Embajador de los Estados Unidos en México y un Secretario de la Defensa.

En 1968, con el movimiento estudiantil desbordado y un Presidente lejano al ejercicio de gobierno, encapsulado prácticamente, el Embajador Fulton Freeman llegó a la Secretaría de la Defensa Nacioanal y le ofreció al General Secretario que diera golpe de Estado:

El General Marcelino García Barragán, que era villista de cepa y por tal revolucionario le contestó al Embajador Gringo:

-Yo no voy a pasar a la historia como un traidor a la patria…

El General García Barragán había peleado contra Victoriano Huerta, no daría un golpe de estado como ese Chacal. Además se la había jugado en contra del sistema y al final había llegado a la cúspide de la carrera castrense.

Casi una década después, el Embajador estadunidense, por tal Amigo del Presidente Ronald Reagan, el actor John Gavin incriminó a un titular de la SEDENA pero el asunto quedó sepultado al solicitarle las pruebas. Todo parece indicar que el actor de Pedro Paramo no las entregó.

El día de ayer, por escasa información que se ha filtrado en la prensa, el Canciller Marcelo Ebrard anunció la detención de un exsecretario de la Defensa Nacional por parte del Gobierno Estadunidense y fue precisamente el Embajador Landau quien le notificó dicha detención.

Nunca, que se tenga registro en la historia política de este país, se había detenido a un Exsecretario de la Defensa en el país o en el extranjero.

Obviamente, el Gobierno Americano le corrió la atención del manejo de información al Gobierno actual y esto pudiese tener varias interpretaciones:

  • Hay respeto entre ambos Gobiernos y se corrieron atenciones, de ahí se desprende qué:
  • En la SEDENA, el poder no se comparte y mucho menos la autoridad. Así que en el Ejército ¡Todos a sus esquinas!
  • Y menos en este régimen donde la SEDENA es la gran solucionadora de los asuntos de gobernabilidad.
  • Es un mensaje para quien quisiese disputarle algo al Régimen actual, por la vía castrense.

Debemos recordar un punto en la biografía del Presidente López Obrador, cuando fue alumno de Ciencias Políticas en la UNAM, analizó el proceso de las fuerzas castrenses chilenas bajo el gobierno  del Presidente Salvador Allende, siendo un estudiante predijo el golpe de Estado al médico socialista.

Es por ello que el Ejecutivo Federal sabe  del valor de los militares y del poder de EE. UU., sabe que el régimen debe regenerarse empezando por la milicia y siendo respetuoso del Gobierno Americano.

La señal de ¡Firmes! Se dio desde Los Ángeles y ayer a los Dodgers los apalearon los Bravos en Atlanta. 

Comentarios

vulputate, lectus Nullam ultricies suscipit leo. odio dolor. elit. sem,