Al momento

Exclusión y Judicialización

Uno de los defectos más grandes del hacer política o de los políticos es la exclusión, cuando un grupo político, una corriente de pensamiento o un...

| Internet

Uno de los defectos más grandes del hacer política o de los políticos es la exclusión, cuando un grupo político, una corriente de pensamiento o un partido político empieza a hacer a un lado ideas, fuerzas o personas por su forma de pensar o por su activismo, esa fuerza o esas personas se van para otra parte.

El agotamiento del régimen revolucionario fue la exclusión, el no haber ido incorporando –o hacerlo tarde- a fuerzas políticas emergentes, era la ciudadanía que veía mejor representadas sus banderas en la oposición.

En aquel tiempo pocos priistas le sabían explicar las cosas al Presidente en turno, además, la fascinación de los tlatoanis era la de enrollarse en la Banda Presidencial, así fue incubando el coraje de expresiones políticas que se fueron excluyendo.

En Sinaloa, podemos ver como se fueron gestando desprendimientos en grupos fuertes del PRI cuando Gobernadores imponían a candidatos a alcaldes en municipios grandes o simple y sencillamente canjeaban con la oposición un municipio por otro, en 1989 fue un año de resquebrajamiento al interior del partido.

Aunque el partido era todo poderoso cuando un gobernador excluía, en aquellos tiempos,  así empezaba a perder poder a largo plazo.

Por eso, antes, a nivel nacional y como regla no escrita en los estados,  el Gobernador en turno debía asegurar a la base política y social, tomando decisiones con el imperativo moral de no afectar a grupos sociales con su gobierno.

Las campañas cambiaron por que cambió el mundo, en el país –Sinaloa no está exento- estamos entrando a la zona de ataques y contra ataques, hoy sale un vídeo y se acusa de algo, después viene la aclaración y si la aclaración es sólida es vendible, si no lo es, la gente ya no se chupa el dedo.

Tanto han cambiado las cosas que ya un candidato  priista en Nuevo León enfrentó a un Presidente: Adrián De La Garza, fue a la OEA a denunciar la intromisión del Titular de Presidencia de la República, en la elección de su estado. El Presidente en la mañanera prácticamente se rió.

De La Garza quiere ganar y cambió la estrategia fue a Estados Unidos a denunciar al Presidente, un priista acusando a un Presidente es una forma de enfrentar al poder.

Acá en Sinaloa, empiezan a brotar denuncias, vídeos y acusaciones, no sabemos si la elección se pueda judicializar, ahora bien,  si se judicializa, vienen algunas preguntas:

¿Si se judicializa, en que parte podría anularse la elección?

¿Si se anula, hasta cuando se volvería a llamar a elecciones nuevamente? ¿Qué Legislatura votaría por un Gobernador Interino, la actual o la siguiente? ¿De qué partido sería el interino? ¿Sería un ciudadano?

¿En que tanto tiempo el Gobernador Interino llamaría a elecciones?

Estás preguntas solamente  las hago si se configurara una anulación de la elección.

Esperemos y eso no pase, que gane la mejor oferta política y no tengamos que irnos a lo que vivió Colima en 2015, donde repitieron la elección.

La pandemia nos tiene hartos y no nos merecemos repetir la elección, ahora si que Dios nos libre de eso.

Y todo por excluir… en política la vieja sentencia todavía parece sigue aplicando:  quien excluye y humilla… luego chilla.

Fuente: Internet

Al momento

Suscríbete a nuestro boletín

Para tener la información al momento, suscríbete a nuestro boletín en el tendrás las últimas noticias de Sinaloa, México y el mundo.