Esta política que ves

Culiacán de los desfiguros, Sinaloa, 07 de septiembre 2020. La política mexicana, a menos que se quiere tapar el Sol con un dedo, no ha cambiado en el estricto sentido del concepto.

AMLO, a partir de lo que declara un día sí y el otro también, estaría realizando un esfuerzo (que recuperable es) en pos de la anhelada y verdadera trannsformación, pero eso no viene sucediendo.

Lo vemos, los referentes están a la orden del día, y lo que recién ha sucedido en la Cámara Federal (y lo que sigue con las amenazas del PT) es un claro botón de muestra; agréguense los terrenales pleitos por la dirección (y el millonario manejo de recursos) en Morena como partido; las pugnas internas, desatadas ya, por las gubernaturas que estarán en juego el año próximo y más.

De las prácticas de los demás, gobiernos y partidos, de sobra conocidas, poco qué aclarar: siguen en las mismas y nada les han enseñado los años, como en el canto de José Alfredo (Jiménez).

Por muchas, variadas pero entendibles razones, el que viene será un año crucial para la política en México (la ortodoxa) y se verán los límites de la formal democracia que tenemos (que no factual, antes y ahora). Los tiempos de enmendar se agotan.  

OTRO SAINETE

El Consejo General del INE) negó el registro como partido político a la asociación Libertad y Responsabilidad Democrática, que promueve Felipe Calderón, y en cambio reeditó al conservador Partido Encuentro Social, ahora con el nombre de Encuentro Solidario.

El rechazo al partido de Calderón y  Margarita Zavala (que había sido aprobado por la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos) se basó en que, del total de aportaciones monetarias que recibió, 8.18% “provinieron de personas no identificadas”.

Además, Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, señaló que, al haber participado quince ministros de culto en las asambleas de la organización, lo que está prohibido por la ley, se violentaba la necesaria laicidad.

La votación fue de siete consejeros del INE en contra del registro y cuatro a favor.

Calderón, en respuesta, calificó de “ridículos” esos argumentos; asegura que Córdova miente y anunció el inicio de un lucha para revertir la decisión del INE que, afirma, se debe a la presión del gobierno federal.

Como sea, el desenlace no puede verse desligado de las pugnas entre el gobierno de la Cuarta Transformación y el ex presidente Calderón. Sobre el decurso legal, si lo hay, ya se verá quién miente.

CON ESAS ACTORÍAS

Comparten, los medios, mucha responsabilidad por hacer figuras públicas de personajes que, sin la mención reiterada en el espacio periodístico y la sobrevaloración de sus relativos méritos, nunca lo serían.

El fenómeno se da en todos los ámbitos, pero las más de las veces una diplomacia mal entendida, una cuota de displicencia y la inercia del dejar hacer y pasar abonan el campo de los despropósitos.

Hay niveles, desde luego, y su correcta ubicación suele complicarse porque se trata de situaciones donde se conjugan y confunden elementos recobrables con verdades a medias; causas justas con oportunidades coyunturales y banderías superficiales con ideales.

Esto no es ajeno, incluso, a las sociedades que se tienen por más avanzadas y, por lo mismo, la reflexión es necesaria en un ejercicio permanente de autocrítica y crítica sustentables.

Lamentablemente, es en los espacios del poder donde la perspectiva se difumina con mayor facilidad.

Como escribió Alexis de Tocqueville: “El mundo es un extraño teatro en el que se encuentran momentos en los que las peores piezas obtienen el mayor de los éxitos”.

EL “CONVENIENTE” ESTRÉS ENFERMIZO

Con el estrés pandémico, el miedo (que tiene mucho de inducido) aumentan las taquicardias que pueden causar insuficiencia cardíaca, accidentes cerebrovasculares, paros cardíacos repentinos y la muerte. No es exageración, ha sucedido.

Y muchos de esos casos son reportados (sin prueba fehaciente) como Covid-19, pese a las protestas de familiares.

Farmacias, clínicas, hospitales (también los “públicos”) están haciendo su agosto con la pandemia esa. Los abusos son extremos en muchos casos y ninguna autoridad pone orden en el México del cambiazo.

La verdad es que se está haciendo un gran negocio, que se puede calificar de criminal, con la tal pandemia. Y no hay autoridad que ponga remedio al abuso superlativo.

EN EL TINTERO

-La “tele internauta” educación, como se advirtió, es un fracaso en curso. Otro ciclo escolar perdido, mientras las incompetentes “autoridades educativas” (federal y estatal) siguen festejando ocurrencias.

Donald Trump calificó de “estúpidos” a los hispanos y a los “afroamericanos”, afirma quien fuera su abogado personal, Michael Cohen, en su nuevo libro. ¿Algún problema con México? Ninguno, son muy amigos.

-¿Y qué pasó con Lozoya y los demás anunciados videos? Tiene rato que no dice ni Pío.

Twitter: @jgcano1; Email: cano.1979@live.com

Comentarios

risus. porta. nec Donec suscipit commodo libero diam ut mi, ultricies ipsum