Entre conservadores te veas

Culiacán, Sinaloa, 27 de julio 2020. El pensamiento conservador, cuya premisa básica es la de conservar lo que se tiene, recuperar lo que se tenía y/o evitar perder el poder que permite tenerlo, encuentra, en efecto, referente válido en la llamada derecha empresarial.

Sin embargo, es claro que, en ese caso, el asunto se reduce a tratar de conservar lo que siguen teniendo, pues no se recupera lo que ya se tiene, puesto que no lo han  perdido. Quizás sientan la amenaza de perderlo, sin mayores indicadores sustantivos, por cierto, pero hasta ahí.

Pero en el caso de los críticos que señalan, precisamente, el riesgo de la permanencia de lo mismo (lo que en muchos aspectos es lo que está sucediendo) y llaman con energía a no conservar o regresar a las prácticas de antes (que en el fondo siguen siendo las de ahora) calificarlos de “conservadores” es una tontería.

¿CUÁLES PÉRDIDAS?

Como disminuyeron sus multimillonarias ganancias, muchos grandes empresarios (por ejemplo TV Azteca y Banorte) dicen que perdieron y la prensa les sigue el juego. La verdad es que siguen ganando cientos y hasta miles de millones.

En el caso de Banorte, “la utilidad neta del primer semestre del año en curso sumó 15 mil 636 millones, lo que representó una disminución anual de 16 por ciento respecto del mismo periodo del año previo” (Enrique Galván, en “La Jornada”: 24.07.20).

¿Cuáles pérdidas, pues?

¿SÓLO LA PANDEMIA?

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, advierte que “la pandemia de COVID-19 podría arrastrar a otras 100 millones de personas a la extrema pobreza”, lo que “pone de relieve la fragilidad de un mundo desigual”.

Según Guterres, “hemos sido puestos de rodillas por un virus microscópico (y) la pandemia mostró la fragilidad de nuestro mundo”. Es parte del gran problema, sin duda, pero los excesos, los abusos extremos del gran capital mundial, solapados prácticamente por todos los gobiernos, constituyen la causa de fondo que supera con creces a la pandemia.

Y no son microscópicos, están a la vista de todos.

UN DESGARRIATE

¿Testigo “colaborador” y protegido? ¿Así lo ha decidido, como marca la ley, un juez? ¿Realmente ejecutada la orden de aprehensión? ¿Qué es Emilio “L”? ¿Quién tiene la razón, el presidente o el fiscal? ¿Ya declaró o sólo están las filtraciones a sitios pagados o “ingenuos”?

Si estaba sano cuando lo entregaron los españoles ¿Por qué el gobierno mexicano aceptó sin más su hospitalización de lujo, evadiendo la cárcel? La presunción de arreglos a trasmano, violentando la legalidad, es del todo fundada.

Por lo demás, es un relajo que no se haya cómo arreglar en un contexto donde los despropósitos parecen no tener fin. Mientras, lo que debiera ser un decurso normal de un proceso legal, es la mera  confusión y un caos.

EN EL TINTERO

-Como dice Enrique Galván Ochoa (en “La Jornada”: 24.07.20): “La reforma al sistema que fue enviada al Congreso equivoca la ecuación: en vez de bajar las comisiones de las Afores para que aumenten las pensiones, propone subir las contribuciones de las empresas. En las condiciones en que se encuentra el país, esa ecuación equivocada tendrá efectos muy negativos”.

-¿Son necesarias las conferencias, repetitivas y sin rebasar el lugar común, de López Gatell? Para cada vez más ciudadanos están resultando incluso irritantes. Si hubiera asesores…

-¿Sospechosos o reales los casos de coronavirus? ¿Se aplicaron las pruebas y son efectivas? ¿Cubrebocas o no? ¿La ciencia entrampada? Otro desmadre, literalmente.

-Algunos a media marcha, otros ya acelerados, y unos más parapetándose a la espera de “señales”, andan las y los pretensos  a la gubernatura que, muy a su pesar, soltará Quirino.

-Esta columna aparece en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com); “voces del periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx) y Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz. (cano.1979@live.com).

Comentarios