El semáforo COVID en Sinaloa…

El secretario de Economía del Gobierno del Estado, Javier Lizárraga Mercado, ofreció un dato importante este miércoles: aclaró que en cuanto Sinaloa sea declarado con el color naranja del semáforo COVID –que operarán en conjunto la Federación y las entidades federativas-, prácticamente todos los negocios podrán reabrir sus puertas al público, aunque claro, deberán limitar su capacidad de atención y seguir aplicando medidas preventivas.

Hay que señalar que ha habido confusión con el inicio de la “nueva normalidad” y muchos comerciantes, pequeños y medianos sobre todo, pensaron que ya podían reactivarse, lo cual no es así pues seguimos en el nivel máximo de alerta, y ante ello cientos de negocios han tenido que ser cerrados nuevamente por las autoridades.

La incertidumbre priva aún entre los dueños de establecimientos y la pregunta obligada es: ¿y hasta cuándo seguirán sin poder trabajar? Lizárraga ofreció un poco de claridad al señalar lo del semáforo naranja, aunque cierto es que todavía no sabemos si eso será el 15 de junio, el 22, o el 30. Pero al menos sí sabemos que estamos a solo un “cambio” de nivel para que se puedan reactivar todos los sectores de la economía, aunque con aforos reducidos. Y vaya que esto urge, porque los comerciantes simplemente ya no hallan la puerta…

Entrando en más detalles del famoso semáforo COVID, hay que irnos por partes. Sus pormenores fueron definidos el pasado martes en una reunión entre los gobernadores y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell. En resumen, se aprobó un esquema para que las entidades le den su visto bueno (que palomeen) al color que les asigne la Federación.

Así, los martes de cada semana, la Secretaría de Salud federal enviará sus diagnósticos a los estados, entre martes y jueves ambos niveles de gobierno discutirán si es que hay discrepancias o diferencias respecto al nivel que les asignan, y los viernes, una vez que haya consenso, se harán del conocimiento público los colores para cada entidad.

Según explicaba ayer el gobernador Quirino Ordaz Coppel, ya les fue anunciado que en la evaluación de la semana que corre, y que será publicada el viernes 5 de junio, todos los estados seguirán pintados de rojo. Por ello, será hasta la próxima cuando algunas entidades, si bien les va, puedan pasar al naranja (o amarillo) y relajar sus medidas.

Entonces, respondiendo a la pregunta ¿cuándo pasará Sinaloa al semáforo naranja?, la respuesta es que no lo sabemos con exactitud, pero es un hecho que no sucederá antes del viernes 12 de junio. Los comercios permanecerán cerrados todavía cerca de 10 días, cuando menos. E insistimos, esto dependerá de que la población tome todos los cuidados necesarios. Si no es así, y salimos a la calle como si nada pasara, seguiremos en rojo mucho tiempo, algo malo para todos y letal para la economía…

Por cierto, hablando de la reunión del martes entre Doña Olga Sánchez Cordero y los mandatarios estatales, el gobernador Quirino Ordaz dejó de manifiesto su inconformidad con lo largo que se han vuelto estos encuentros virtuales (más de 3 horas), y hasta dijo que deberían ser “más efectivos”.

Reprochó además que hay mucho jaloneo e intentos de “protagonismo político” por parte de otros mandatarios, lo cual no abona en nada a la situación actual. Y con eso de los “protagonismos”, Ordaz Coppel de paso dio a entender lo que piensa de ese bloque de gobernadores que han insistido en darle la contra al gobierno federal, postura que, ya ha dicho anteriormente, no comparte y a la cual no se sumará.

En este orden de ideas, el mandatario sinaloense dio a conocer que le propuso a Sánchez Cordero tener una reunión virtual únicamente sobre Turismo el próximo martes, pero que no fuera tan larga ni tan multitudinaria, y que participaran solo los funcionarios federales del ramo y los gobernadores de entidades de importancia turística. Porque los encuentros maratónicos no sirven de mucho, refirió Quirino Ordaz…

El diputado federal del PAN, Carlos Castaños Valenzuela, de plano ya trae tiro casado con el alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, y ayer acusó que el munícipe “ni picha ni cacha ni deja batear” a los comerciantes, pues no los apoya, dijo, sino que solo les “estorba”.

El panista reprochó que ante la situación económica tan desastrosa por la pandemia, Estrada Ferreiro no ha no ha sabido manejar el problema y tampoco implementar un plan ordenado para la reactivación. Dijo además que no les ha respondido adecuadamente a los locatarios del mercado Garmendia, a quienes solo les da “malas noticias”. El alcalde, eso sí, asegura que ha estado muy atento en estos días y participando en reuniones virtuales sobre la reactivación de Culiacán.

Ayer, por mera coincidencia, y quizá de paso para responderle a Castaños, Estrada lanzó un comunicado en donde informó que se reunió con dueños de estacionamientos, y acordaron analizar a detalle la apertura del centro de la ciudad, algo que también piden los locatarios del mercado. Ojala así sea. Pero mientras tanto, queda de manifiesto que el panista no le perdona ni una al munícipe. ¿O no? Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios