El reto de la delegada

Finalmente Morena decidió poner alguien al frente del partido en Sinaloa, a un año de la elección del 2021, luego de que éste se mantuviera acéfalo por casi dos años, tiempo en que en determinados momentos se desataron las disputas internas.

Llega Carol Arriaga, de la ala dura del partido, feminista y defensora a ultranza del presidente Andrés Manuel López Obrador y su gobierno. Lo mismo enfrenta a opositores como a morenistas con los que discrepa.

No parece ser de las que ceden terreno. Hace unos días se fue con todo en contra del Manuel Clouthier Carrillo, a raíz de un comentario de éste sobre el cabello de la Secretaria del Trabajo, Luisa Alcalde.

Escribió en su cuenta de twitter un mensaje que la retrata: “Yo no sé cómo tiene @LuisaAlcalde su cabello, pero los comentarios de Manuel Clouthier demuestran que además de macho, tiene una lengua larga y venenosa”.

Los opositores pueden tener la plena seguridad de que en cada señalamiento al desempeño de Morena en donde es gobierno tendrán una respuesta puntual, y por las características de la delegada, fuerte. El asunto es que por las acciones de no pocos de quienes ganaron con ese partido en 2018, hay cosas que pueden resultar indefendibles o muy difíciles de defender.

Y es que muchos de los que ocupan hoy un cargo gracias a Morena no tienen la capacidad ni la vocación para desempeñarse en el servicio público, pero además está la clara arrogancia que muestran varios alcaldes, regidores, legisladores y otros servidores públicos que lo son ahora gracias a ese triunfo. Ahí están los escándalos en varias alcaldías y en el Congreso del Estado.

Hay quienes siguen creyendo que el triunfo lo alcanzaron por su trayectoria y campaña, menospreciando el “Efecto Amlo”. En su soberbia no quieren darse cuenta que ganaron no por ellos, sino en algunos casos a pesar de ellos.

En las elecciones de 2018 en Sinaloa Morena con sus aliados arrasó y obtuvo 439 mil 046 votos (34.46%) en la elección para alcaldes, 506 mil 992 votos (39.13%) en la de diputados, y 834 mil votos (64.43%) para Andrés Manuel López Obrador. Sinaloa fue de los estados con mayor porcentaje de votación para AMLO, situándose en el lugar número 7.

Morena tuvo ese despegue excepcional hace dos años, puede tener una caída estrepitosa en 2021. Y parece que muchos están trabajando para ello.

De ese tamaño es el reto del partido y de su nueva delegada en Sinaloa.

Comentarios