El fin de la Omerta

Para la mafia italiana, como cualquier estructura criminal hay códigos que la sostienen, así como en la Iglesia la confesión es su mecanismo de control, en la “Maña” el código del Silencio, la Omerta, como le llaman, ha sido el aditivo que hace mover la maquinaria criminal en el mundo.

Y es que guardar silencio entre los miembros de una estructura criminal, eso le da soltura a la organización para hacer lo que le viniera en gana, con fin de ganar territorio, ganar más dinero y destruir a sus enemigos. Callar siempre da control a una organización.

Pero ¿Qué ha pasado cuándo la estructura criminal se veía amenazada por alguien que pudiese hablar? Pues lo que sigue es como decían los capos italianos: “enseñaban a callar… eternamente” a los posibles delatores.

Así funciona la Omerta, quien calla gana… tarde o temprano, pero gana… respeto, una recompensa o simple y sencillamente ganaba vida.

Por eso toda estructura criminal es muy buena para reclutar miembros y un requisito es el saber callar.

El PRI que llegó en el 2012, tenía virtudes y defectos, uno de ellos que siempre lo comentamos es que llegó la generación frívola, ambiciosa, una generación repugnante, esos que llegaron en el 2012, sin oficio político, eso sí muy frívolos y torpes ahorita están enterrando al PRI.

La muestra de que no supieron escoger cómplices es el caso Lozoya, donde todo parece indicar que el Fiscal de la República, el Dr. Alejandro Gertz Manero ya le dio una “Maruchan” a Emilio Lozoya para que se calle… por que como que el exdirector de PEMEX está suelte y suelte pruebas para poner contra la pared al “Peñanietismo” y lo que quede del PRI.

En medio de la crisis de Lozoya, el dirigente del PRI, con las cejas más delineadas que cualquier mujer sinaloense, pidió a la gente que no le cobre al partido las faltas de algunos militantes… ahora sí amigo radioescucha puede reírse.

Eso que está pasando con Lozoya y el PRI se puede repetir en los Estados.

Si a un Gobernador lo quieren poner contra la pared le jalaran por la hebra de sus cómplices y con Lozoya, como fiel ejemplo, para impunidad pactada a cambio de golpear a enemigos comunes.

Para el 2021, a varios Gobernadores le van a levantar denuncias o tal vez ya estén sembradas, ya sea en la Fiscalía General de la República, en la Unidad de Inteligencia Financiera o en el SAT, esto con la finalidad de cerrarle ductos del dinero y que no le hagan grilla al Presidente.

En los estados, vamos a ver a varios “Lozoyitas” que por salvar su pellejo pueden poner a su Gobernador, eso sí, cada Gobernador tendrá la culpa por no saber escoger bien a sus “colaboradores”.

La Omerta ya se rompió y si se rompió allá arriba, se rompe abajo, ahorita varios Gobernadores deberían de estar cerrando filas y preparando su salida. No sea que lo vayan a exhibir por el flanco más débil: la boca de un colaborador “indiciado”.

Lozoya ya mostró la ruta de la impunidad… y la gente aprende rápido.

Comentarios

felis Aenean ut vel, id neque. velit, id, libero risus lectus