El ejemplo del líder

Las palabras y los actos de un líder contagian a sus seguidores. Sus dichos y acciones tienen un peso extraordinario.

Así como millones asumen cada señalamiento de Andrés Manuel López Obrador contra los malos gobiernos del pasado y la corrupción que los caracterizó y lo replican sin cuestionamiento alguno, así es posible que vean toda su postura en torno a la pandemia del Covid-19 en nuestro país, que se mimeticen, que lo imiten.

La pandemia en México ha tenido un comportamiento que ha destruido cada pronóstico oficial sobre la misma. En mucho esto ha sido consecuencia del relajamiento de las medidas preventivas recomendadas.

¿Será el comportamiento del mandatario respecto a la crisis uno de los factores ha incidido para ello?

Estas son algunas de las expresiones y actos del Presidente sobre la pandemia en los últimos meses.

El 28 de febrero se registró el primer caso confirmado de Covid-19 en México. Ese mismo día en su conferencia de prensa mañanera, el Presidente afirmó sobre la enfermedad: “No es, según la información que se tiene, algo terrible, fatal. Ni siquiera es equivalente a la influenza”.

El 4 de marzo, a pesar de las recomendaciones de los expertos en salud sobre el establecimiento de la sana distancia, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no había nada malo en abrazarse. En esa fecha la Secretaría de Salud reconocía cinco casos y la indicación era ya no saludar de beso ni abrazar.

El 14 de marzo, a solo una semana de que la Organización Mundial de la Salud calificara como pandemia la crisis del Covid-19, AMLO continuaba sus giras con cientos de personas y haciendo caso omiso de las recomendaciones abrazó y besó en su mejilla a una niña. Se tenían 41 casos confirmados y 144 sospechosos en el país.

El 18 de marzo el Presidente mostró lo que dijo era un escudo protector contra el coronavirus y la corrupción. “Detente, enemigo, el corazón de Jesús está conmigo”. Exhibió una estampita de un trébol de cuatro hojas y un billete de dos dólares”. Iban a esa fecha 93 casos confirmados.

El 22 de marzo, en Oaxaca, dijo López Obrador sentado en un restaurante: “Si pueden hacer lo y tiene posibilidad económica, sigan llevando a la familia a comer. A los restaurantes, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía familiar y la economía popular”. En esa fecha se tenían 316 casos confirmados y 793 sospechosos.

El 2 de abril Andrés Manuel López Obrador expresó en su conferencia mañanera que la crisis de salud y económica por el Covid 19 eran transitorias y que incluso eso le viene “como anillo al dedo” a su gobierno porque le permitirá afianzar la transformación que del país. Oficialmente se reconocían 1 mil 510 casos confirmados, 4 mil 653 sospechosos y 50 personas fallecidas por la enfermedad.

El 1 de julio, en lo más alto del pico de incidencia del Covid-19, con más de 10 mil muertos y casi 100 mil casos confirmados de la enfermedad, el Presidente reanuda sus giras por estados del país, con deficientes medidas de prevención.

Comentarios

elementum nunc velit, Curabitur sem, Donec