El desplante de la Tía Tatiana

Lo expresado por la diputada federal sinaloense por nacimiento y neoleonés por adopción, Tatiana Clouthier Carrillo, en el sentido de que aspira a convertirse a candidata a gobernadora por Sinaloa o Nuevo León abanderada por Morena, es un auténtico desplante de arrogancia, postura de absoluto desprecio a los derechos de los demás. Soberbia pura.

Es, también, un exceso que le pega en la línea de flotación a una de las premisas del proyecto morenista que le permite margen para justificar su diferencia con otras fuerzas políticas: el arribismo de candidatos, los odiados “meteoritos” impulsados en los años más despóticos de la era priista que llegaban desplazando las más genuinas aspiraciones de los locales.

Lo que expone como un deseo es legalmente viable, pero moralmente muy cuestionable en cuanto a su búsqueda de una candidatura en Sinaloa.

Cumple o puede cumplir con los requisitos constitucionales para competir como candidata a la gubernatura de Sinaloa en 2021. Bien se puede cobijar sin mayores problemas en el marco jurídico vigente y que regirá el proceso electoral.

Pero, ¿eso es moral y éticamente correcto? Es lo discutible. Más de parte de un personaje muy relevante en un proyecto político que dice privilegiar la decencia, la congruencia, y luchar para acabar con tantos excesos cometidos en el pasado en ese sentido.

Sencillamente no conoce el estado de Sinaloa, ni su geografía ni su problemática. 37 de los 55 años que tiene de edad los ha vivido en Nuevo León. Los sinaloenses conocen, por obvias razones, el apellido Clouthier, pero no a Tatiana.

No se trata solo de capacidades. Es posible que la hija de Maquío tenga más capacidad y mejores contactos que otros de sus compañeros de partido que aspiran en Sinaloa. Pero no todo se debe circunscribir a esa. Hay otras aristas de sumo interés en el análisis objetivo de este asunto.

Hay en la expresión de Tatiana un dejo de altivez, autosuficiencia, desprecio, insolencia y soberbia que nada gustan a los sinaloenses.

Y eso no es una buena señal.

Comentarios

amet, suscipit id tempus accumsan ante. justo in Praesent porta. ut