El Covid-19 estará en las boletas

A poco más de un año para las elecciones del 2021 y a unos meses de que formalmente inicie el proceso electoral, está claro que la pandemia del Covid-19 tendrá presencia en las urnas.

Por eso muchos políticos, con cargo o sin él, no se resisten a publicitar sus acciones de ayuda a los más necesitados en esta emergencia, aunque en ocasiones linde en la desmesura y parezca grotesco e insultante, lo que merece un tema aparte. Saben que el Covid 19 estará en las boletas dentro de un año.

Sin conocerse aún el desenlace de la crisis sanitaria y económica, ya ha dejado personajes políticos relevantes dañados en estos meses, y los habrá más, de todos los partidos.

Sin embargo, el caso más sobresaliente es el del propio Presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyos oponentes han aprovechado cualquier pifia de éste sobre el tema para demeritar su figura.

Partiendo de que AMLO fue el factor más relevante para que cientos de candidatos, muchos desconocidos y sin mayores merecimientos ganaran en las urnas en 2018, con éste desgastado las cosas se les complican.

En muchos casos, gracias al llamado del entonces candidato presidencial al voto parejo, del “cinco de cinco”, Morena ganó diputaciones locales y federales y alcaldías, no gracias a los personajes que postuló, sino en muchos casos a pesar de ellos.

Veamos el caso Sinaloa. Morena tuvo pobres participaciones en los procesos anteriores a 2018. Lo extraordinario de ese año es la participación de AMLO en las boletas.

Así como Morena tuvo ese despegue excepcional, puede tener una caída estrepitosa en 2021, más allá de lo que los propios morenistas lo puedan considerar. El ejercicio del poder desgasta, más cuando el actuar está acompañado de incapacidad y soberbia.

Las cosas pueden cambiar de manera muy rápida y muy dramática. En las elecciones federales de 2015 Morena tuvo su primera participación como partido político en Sinaloa, alcanzando una pobre votación de  solo 29 mil 691 sufragios, lo que representa el 2.29 % de la votación total emitida. Muchos de sus candidatos fueron personajes leales y capaces, pero desconocidos.

En las elecciones locales de 2016 Morena obtuvo 39 mil 912 votos para gobernador (3.89 %), 42 mil 466 votos para alcaldes (4.29 %) y 49 mil 541 (4.87 %) para diputados locales, lo que se puede calificar como un crecimiento mediocre de una elección a otra para un nuevo partido político.

Pero desde ahí se levantó de manera extraordinaria con AMLO en las boletas en 2018. Morena con sus aliados PES y PT arrasó. Logró 439 mil 046 votos (34.46%) en la elección para alcaldes, 506 mil 992 votos (39.13%) en la de diputados, y 834 mil votos (64.43%) para Andrés Manuel López Obrador.

Nótese que AMLO obtuvo casi el doble de los votos obtenidos por los 18 candidatos a alcaldes en Sinaloa, pese al llamado que hizo al voto plano.

Mazatlán, Culiacán, Ahome y Guasave, municipios gobernados por alcaldes que ganaron mediante la alianza morenista, donde se concentran 3 de cada 4 votos del estado, están en medio de la pandemia y concentran  6 de cada 10 contagios con el virus.

Eso distrae y complica la cosa política. La postura de esos alcaldes será determinante para visualizar parte de lo que se manifestará en las urnas el domingo 6 de julio del año próximo. Y algunos lo están haciendo bien. 

Comentarios