Dime como creciste y te diré como quieres. Conoce los diferentes tipos de apego y como afectan tu relación de pareja

Cuando nos referimos al apego normalmente nos referimos al vínculo que se genera entre él bebe y su madre o cuidador, sin embargo, este puede acompañarnos hasta la etapa adulta y dependiendo del tipo de apego que desarrollemos, podrá influir en la manera en la que nos relacionamos con lo demás sobre todo en lo que se refiere a las relaciones de pareja.

Ya que estamos en febrero, mes de los enamorados, quiero referirme en esta columna al apego en la etapa adulta y a sus consecuencias a la hora de establecer vínculos de pareja. A continuación, quiero compartir contigo cada uno de los tipos de apego, como es que se desarrollan desde la infancia y como pueden manifestarse en las relaciones de pareja en la edad adulta.

Empecemos por determinar los tipos de apego.

Apego seguro

Este tipo de apego se desarrolla cuando el infante se ha sentido querido y aceptado dentro del sistema familiar a través de la demostración de cariño, el ser empáticos y estar disponibles. Son personas que han crecido en un seno familiar en donde se han regulado las emociones mediante el afecto y estar de manera incondicional.

Los adultos que crecieron con este tipo de apego son personas que se vinculan con sus parejas de forma agradable y sin complicaciones y que se dan permiso de “depender” emocionalmente de sus parejas y viceversa de manera equilibrada. Saben disfrutar de la intimidad sin miedo al compromiso o al abandono. Estas personas son adultos que saben expresar sus necesidades o emociones sin problemas.

Apego evitativo

Este apego se presenta en niños cuyos padres se han portado con ellos de manera distante y hasta fría. Este apego se presenta cuando existe poco contacto afectivo para con el infante y también cuando el niño era ignorado o relegado a segundo término. El apego evitativo es muy común en adultos que vivieron una infancia en la que sus necesidades no eran satisfechas con oportunidad o eran poco importante para los padres.

Cuando adultos, estas personas llegan a sentirse incomodas e incluso muestran molestia cuando su pareja busca mayor cercanía e intimidad. Les cuesta trabajo confiar plenamente en su pareja y dejarse llevar o depender emocionalmente en ella. También les es muy difícil demostrar afecto y cariño.

Apego ansioso o ambivalente

Este apego se desarrolla en niños que buscan siempre estar cerca de su figura de apego. Presentan mucha dependencia hacia el adulto y cuando este se separa de ellos o incluso antes de que suceda, viven estados de profunda ansiedad. Cuando este tipo de apego se presenta generalmente es porque los padres (o uno de ellos), actuaban de manera incongruente con el niño provocando incertidumbre y dependencia sin pensar en lo mejor para el niño.

Los adultos que crecen con apego ansioso o ambivalente son adultos que suelen ser inseguros en cuanto a las relaciones amorosas. Presentan miedo al abandono y por lo general tratan de generar un vínculo muy cercano con sus parejas para que esto no ocurra pudiendo caer incluso en el hostigamiento. Son adultos muy dependientes.

Apego desorganizado o desorientado

Este se presenta en niños cuyos padres se han comportado con ellos emocionalmente impredecibles (algunas veces muy cariñosos y otras mostrarse completamente indiferentes). Se presenta en padres negligentes en el cuidado del niño y en ocasiones hasta irresponsables. En estos casos es muy común que la afectación en el niño sea considerable al no tener claro un patrón de conducta emocional.

Los adultos que crecen con este apego son personas que perciben al mundo como amenazador e intentan protegerse de él manifestando comportamientos aparentemente sin conexión que más bien son mecanismos de defensa para afrontar su dolor.

Estos adultos suelen tener relaciones dramáticas, problemáticas o con muchos altibajos. Por un lado, presentan miedo a ser abandonados, pero por el otro les cuesta mucho trabajo tener intimidad. Son adultos que se vuelven dependientes de sus parejas al sentirse rechazados y al mismo tiempo se sienten asfixiados si la pareja busca cercanía.

Ya que conocemos los diferentes tipos de apego que existen, identifiquemos de una manera más precisa los síntomas o características de cada uno de ellos.

Síntomas del estilo de apego seguro

  • Aceptar depender emocionalmente de la pareja y que la pareja dependa de ellos.
  • Sentirse contento por el bienestar de la pareja
  • Les gusta pasar tiempo con su pareja, pero también saben darle su espacio
  • Se sienten seguros del amor que sienten por su pareja y del que su pareja siente por ellos
  • No viven con la preocupación de que su pareja vaya a dejarles a pesar de que saben que son cosas que a todos les pueden pasar
  • Aceptan cuando la pareja no desea continuar con la relación a pesar del dolor natural que esto pueda causarles
  • Saben disfrutar de la intimidad y cercanía en una relación de pareja

Síntomas del estilo de apego evitativo

  • Se muestran distantes e incluso fríos con la pareja
  • Les genera ansiedad e incomodidad que la pareja busque un mayor nivel de intimidad y compromiso
  • Evitan depender emocionalmente de la pareja
  • Les cuesta expresar sus sentimientos y emociones
  • Se prestan mucho a tener relaciones a distancia
  • Le dan mucho valor a la independencia y autonomía personal
  • Superan con facilidad los rechazos ya que no le dan mucha importancia a las relaciones sentimentales
  • La pareja no suele ser su prioridad

Síntomas del estilo de apego ansioso/ambivalente

  • Basan su felicidad casi exclusivamente en la relación de pareja
  • Tienen un miedo constante a ser abandonados
  • Se sienten inseguros sino están cerca de la pareja
  • Gran parte de su energía emocional y sus pensamientos del día a día están basados en la relación de pareja
  • Intentan interpretar todo el tiempo lo que dice o hace la pareja
  • Frecuentemente sienten que la pareja no los ama tanto como ellos lo desean por lo que suelen ser muy exigentes con ella en cuanto a que tanto les demuestran su amor

Síntomas del estilo de apego desorganizado/desorientado

  • Pueden amar y odiar a su pareja al mismo tiempo
  • Sus relaciones tienden a ser muy conflictivas y dramáticas
  • Pareciera que lo que hacen y lo que sienten no está en sintonía
  • Son propensos a desarrollar un trastorno límite de la personalidad o uno histriónico
  • Con su actitud suelen confundir a su pareja en cuanto a lo que sienten
  • Les puede causar mucho temor ser abandonados y pueden sentirse dependientes de la pareja sobre todo si esta los rechaza y cuando la pareja muestra dependencia emocional hacia ellos suelen sentirse asfixiados e incómodos

Como hemos visto, todos desarrollamos un tipo de apego en relación al vínculo que se haya presentado con nuestras figuras de autoridad (padres o cuidadores). El que nuestros padres se hayan relacionado con nosotros de determinada manera tiene que ver con el su propia historia y su tipo de apego.

No se trata de encontrar culpables sino de hacer conciencia y conocer porqué nos relacionamos de tal o cual forma con los demás. Si podemos comprender de donde viene mi conducta y por lo tanto mi manera de relacionarme con mi pareja, será mucho más fácil hacer los cambios necesarios para sanar y construir una relación más positiva con otras personas.

Te agradezco cualquier comentario acerca de esta columna y si crees necesitar acompañamiento psicológico profesional con respecto a este tema o conoces a alguien que lo necesite, escríbeme un Whatsapp al número 6671313403 en México y visítame en Facebook en: https://www.facebook.com/sensumpsicologiaycrecimiento/

Te dejo un abrazo.

Juan José Díaz / Psicólogo y psicoterapeuta

Comentarios