Desea regresar

El mexicoamericano Adrián González está valorando seriamente el poder regresar a la actividad beisbolera tras casi dos años de estar fuera del llamado rey de los deportes, está volteando a la Liga Mexicana de Beisbol en receso, la mira está puesta por el llamado “Titán” en ser convocado a la selección que representará nuestro país en los Juegos Olímpicos de Japón 202, la pregunta sería, ¿acaso pudiera estar cerca de lo que fue?, porque si de algo se puede pensar es que la inactividad por supuesto es el enemigo a vencer. Con todo y que su hermano mayor Edgar sea el titular de Probeis, si de algo se pudiera ir contra aparentemente los ideales del presidente de la República es en ser influyente. De manera personal no creemos ni por asomo que al menos llegara a el 50 por ciento de su enorme calidad que regara en las Grandes Ligas, pero solo falta ver si en verdad jugaría en Liga Mexicana de Beisbol y de que le alcance por méritos, no por dedazo, el ser convocado a la selección que conduce Juan Gabriel Castro.

Vin Scully, histórico cronista de beisbol en televisión de sus adorados Dodgers que ingresara al hospital en el condado de Los Ángeles derivado de una caída en su casa, está de regreso en su hogar. El inmortal del béisbol entronizado al Salón de la Fama de Grandes Ligas en el año de 1982 estuvo juego a juego por espacio de 67 años con los Dodgers, actualmente Scully, considerado un verdadero monstruo del beisbol, tiene 92 años y dicen que una de sus virtudes es que cuando terminaba un juego bajaba a el dugout y le preguntaba al manager en turno que ha visto y muchos desde los tiempos que estaban en Nueva york como si fuera un jugador más, ‘señor, mañana a qué hora’, y él llegaba al estadio como un pelotero más. Buena noticia que se recupere de este emblemático cronista o narrador de béisbol, el inconmensurable Vin Scully

La historia cuenta que ahora que recientemente falleciera Steve Dalkowski de 80 años de edad, fue por mucho el lanzador que más duro tiraba, una vez ponchó a 24, pero regalo 18 bases, que aunque en sus tiempos no había la famosa pistola de radar, era capaz de lanzar a 115 millas por hora. Alguna ocasión el Sr. Carl Ripken, el papá del caballo de hierro, dijo que este hombre tiraba mucho más duro que Nolan Ryan y que cualesquiera, su principal enemigo para no escalar a las Grandes Ligas fue justamente su descontrol. En México llegó a ser parte de los Venados de Mazatlán.

En estos tiempos de muchas dudas en el béisbol, pero del otro lado de la mesa, surge de nuevo con fuerza la posibilidad de formar un sindicato de peloteros, siempre he preguntado, el por qué los jugadores que fueron todo un estandarte del beisbol mexicano ya una vez retirados están en total acuerdo de formar ese añorado y muchas veces aplastado sindicato, porque después, porque no lo hicieron en su momento cuando su opinión era de tomarse en cuenta, era creo el momento oportuno, como si en estos tiempos gritaran y dieran todo su apoyo gentes del calibre de Roberto Osuna junior, Joakim Soria, Hernandez Urquidy, Héctor Velázquez, Manny Bañuelos, Julio C, Urías, Sergio Romo, Luis Cessa, Giovanny Gallegos, Oliver Pérez y Marco Estrada por citar a los activos del momento, pero de lo que sí estoy plenamente convencidos es que no hay una verdadera unión al respecto, los de que juegan en México tienen miedo, y los que están allí poco les importa, en estos tiempos de tanta necesidad es urgente que se unan, de que quien pueda estar al frente, insisto, tendría que ser un activo no un inactivo, tienen que tener peso en su voz.

Y es que lo estamos viendo en esta pandemia, cuantos jugadores están en verdaderos aprietos económicos por falta de un verdadero respaldo, no se trata de pelearse con los dueños de los bats y las pelotas, se trata de que se les vea como lo que son, unos trabajadores

Comentarios

sed felis justo vel, ipsum et, mattis elit. ultricies vulputate,