De vida o muerte

Se tiene que partir de una realidad irrebatible: Millones de mexicanos se encuentran en una situación de vulnerabilidad extrema ante la crisis generada por el Covid-19.

Esos compatriotas sencillamente no tienen con qué comer, no tienen para curarse si se enferman, perdieron su empleo y si salen con todos los riesgos a buscar trabajo, no lo encuentran.

Lo de la gratuidad de la salud de los más pobres ofrecida por el Estado mexicano simple y llanamente es una farsa. Para atenderse si se contagian, deben de desprenderse de sus bienes, por modestos y elementales que estos sean, endeudarse o recurrir a la caridad pública.

Es trágico, pero tampoco tienen para pagar los gastos funerarios de sus seres queridos si estos se les mueren. Así de dramático.

Por eso creo que es urgente la implementación inmediata de medidas gubernamentales que vengan a mitigar la situación en esos millones de hogares más pobres.

El apoyo que ahora brinda el Gobierno Federal contempla un ingreso segmentado que si bien es de mucha ayuda a los grupos beneficiados, en situación de emergencia no es suficiente.

Esos programas sociales que garantizan periódicamente un ingreso a muchas familias, no fueron planeados para enfrentar una crisis de esta naturaleza y además dejan fuera a millones de mexicanos en situación de fragilidad económica.

Una posibilidad que no pocos consideran oportuna y viable es el del Ingreso Básico Universal. No es algo nuevo. Es un dinero mensual que el gobierno entrega a los ciudadanos para que enfrenten necesidades elementales.

Hay iniciativas en ese sentido de cuando menos tres partidos políticos, incluido el mayoritario en el legislativo.

También diputados de Morena en 2016 presentaron una propuesta de esta naturaleza, que entonces no fue tomada en cuenta con la seriedad a la que hoy obliga la emergencia.

En la campaña presidencial de 2018, cuando menos uno de los candidatos hizo una propuesta en este sentido, más extensa en cobertura de la planteada por el hoy Presidente dentro de su política social.

El diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo, en un artículo publicado el fin de semana pasado insiste en la urgencia de poner en marcha una medida de este tipo, como estrategia de sobrevivencia para los más desprotegidos, todo independientemente de los apoyos que ya entrega el gobierno mediante sus diversos programas.

Es cuestión de ver a ras de tierra lo que están padeciendo familias pobres ante la pandemia, como argumento fuerte para exigir que el gobierno intervenga más allá de lo que hasta ahora lo ha hecho. Se están muriendo y si no hay una estrategia de apoyo del Estado mexicano, van a morir muchos más. Esto es una cuestión de vida o muerte.

Comentarios

felis Praesent consectetur amet, suscipit eleifend vel,