De turbulencias y convulsiones

Vaya día convulso el que fue este martes para la política nacional. La renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público cimbró al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, aunque desde las altas esferas intenten negarlo.

La renuncia de Urzúa, que se asemejó mucho a la de Germán Martínez pues fue a través de una carta con fuertes señalamientos hacia la 4T y al gobierno de AMLO. Y vaya acusaciones las que dio Don Carlos: dijo que hay imposición de funcionarios sin conocimiento de la Hacienda Pública, influyentísimo de parte de servidores públicos que además caen en conflicto de interés, posiciones extremistas tanto de izquierda como de derecha, decisiones de política pública sin sustento, etcétera, etcétera.

Veremos qué tal le va al nuevo titular de Hacienda, Arturo Herrera. Pero eso sí, ahora tendrá frente a sí una de las áreas de más grande responsabilidad en el gobierno federal porque la gente evaluará a la 4T y al Presidente dependiendo de qué tanto dinero haya en su bolsillo. Y en eso, la SHCP es pieza fundamental. Don Arturo se sacó la rifa del tigre sin duda… quizá a eso se haya debido la cara que puso cuando lo nombraron secretario…

De vuelta a temas del estado, acá en Sinaloa también tuvimos un día histórico con la declaratoria de culpabilidad del secretario técnico de la Secretaría de Turismo del sexenio pasado, Luis Ángel Pineda Ochoa, conocido como “Lapo”, y la sentencia que se le dictó de 13 años y medio de cárcel por el delito de desempeño irregular de la función pública.

Después de un litigio de meses y meses, ayer finalmente la jueza de control fijó la pena para el exfuncionario, quien fue acusado por la Fiscalía Anticorrupción de simular el pago de 41 cheques por 8 millones 651 mil 789.52 de pesos a dos empresas “fantasmas” para tres campañas publicitarias en el extranjero que no se realizaron, de los cuales más de 2 millones aparecieron en las cuentas bancarias de su esposa, cuñado, hermana e hija.

Nos hacen ver que es la primera vez que en Sinaloa se declara culpable a un exfuncionario por un delito cometido en el desempeño de sus funciones y la pena tan alta sin duda es de llamar la atención. Eso sí, ojalá que este caso sirva de ejemplo para que cualquier funcionario público, de cualquier nivel, se la piense dos veces antes de hacer un mal uso de los recursos del erario…

La presencia este martes del subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, y su suma a los trabajos de localización de fosas clandestinas en regiones cercanas a Mazatlán, nos dan cuenta de lo grave que es esta situación en Sinaloa. Además, basta recordar que las estadísticas nos ubican como la cuarta entidad con mayor número de casos de personas desaparecidas.

También en días pasados, la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, Karla Quintana Osuna –quien es sinaloense por cierto- estuvo participando en un foro sobre esta problemática en Mazatlán. Queda claro que el problema es más que complejo, pero al menos es bueno ver que las autoridades están tomando cartas en el asunto.

En este marco, ayer el Congreso de Sinaloa aprobó la Ley en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Estatal de Búsqueda de Personas. Esperemos que en mucho venga a contribuir esta legislación, que no quede solo en letra muerta y sobre todo, que venga a darle certeza a los colectivos que durante años y años han luchado por encontrar a sus seres queridos…

Y hablando de turbulencias, Ahome no se queda atrás con la polémica que se generó después de que la administración de Manuel Guillermo Chapman renovara las licencias de construcción de la planta de fertilizantes en Topolobampo. Recordemos que este tema ha sido una verdadera manzana de la discordia, y el alcalde, por “sus pistolas”, hizo el anuncio de la renovación de permisos el pasado lunes.

Don Billy argumentó que hasta ahora nadie le ha mostrado “elementos de peso” en contra de esta planta, y dijo que sería mala idea despreciar la derrama económica que traerá, que inicia en mil 500 millones de dólares y puede incrementarse hasta 5 mil millones. Claro, como era de esperarse esta decisión provocó una marejada de reacciones este martes y los integrantes del colectivo ¡Aquí No! hasta fueron a manifestarse a Palacio Municipal y prácticamente obligaron al munícipe a reunirse con ellos y que los escuchara.

Y atentos que todavía no se ha escrito, ni de lejos, el último capítulo de esta historia, y menos porque cuatro diputados federales de Morena andan bastante sentidos con el alcalde, pues aseguran que los “madrugó” y aprobó la renovación de licencias sin escucharlos, por lo que irán ante el titular de la Semarnat para que revise si en efecto la planta es viable y segura para el ambiente. Lo que sí es que urgen más elementos técnicos y científicos en esta enorme discusión y quizá menos dimes y diretes. ¿A poco no? Así se las gastan. O peor… Comentarios:[email protected]

Comentarios

massa adipiscing et, eleifend accumsan leo. efficitur. eget sit ante. sem, ipsum