De las otras crisis…

Culiacán del caos irremediable, 16 de marzo 2020. Para no caer en la tandariola del coronavirus y sus extremos mediáticos, pasando por su político aprovechamiento, me voy a referir a algunos de los problemas que, como decía Don Gustavo D. Cañedo, mientras no se resuelven siguen siendo nota.

La coincidencia es casi total: recurrir a cualquier servicio, de lo que sea, es un auténtico albur para el usuario sinaloense, indefenso además a la hora de reclamar por incumplimientos, errores y abusos.

Puntean los talleres mecánicos, pero casi nadie los demanda por el burocratismo y la pérdida de tiempo (sin resultados a la postre) en instancias gubernamentales como la Profeco y las propias agencias del Ministerio Público. “No tiene caso”, comenta el común de los usuarios.

Es raro que esos negocios entreguen talón de pago o factura de los servicios prestados y más todavía que la reparación sea satisfactoria (se tiene que regresar dos, tres o más veces). Nadie se atreve a recomendar algún taller cuando se les pregunta.

Por lo regular, si arreglan una falla descomponen otras partes, de modo que siempre que se llevan los automóviles para que se les haga una reparación hay que regresar, ya sea porque el arreglo de la pieza en cuestión quedó mal, o porque se generaron otras fallas que antes no se tenían.

“REFACCIONES BASURA”

Las refacciones automotrices son por lo regular “una basura”, argumentan los mismos mecánicos, problema acentuado ante la invasión de productos chinos (con o sin coronavirus).

Actualmente ni siquiera las franquicias norteamericanas venden refacciones de calidad, coinciden los usuarios. En esas franquicias cada vez son más frecuentes las reclamaciones por piezas que no sirven.

En los llamados “yonques” las partes usadas son muy caras, no tienen garantía efectiva pues con cualquier pretexto se niega y para muchos vehículos, incluso en las refaccionarias que expenden productos nuevos y reciclados, simplemente “no hay, no hay” y “hay que pedirla” para que llegue en semanas o meses. 

Las partes eléctricas que se venden son hasta de tres clases: “si quiere la taiwanesa no le va a durar ni tres días, menos la china”, advierten los vendedores, y “la original” es de común carísima.

PRÁCTICAMENTE EN TODO

En las tiendas de autoservicio la carestía y el abuso contra los consumidores están a la orden del día: entre estos podemos citar conocidas cadenas comerciales, gasolineras (donde el robo de combustible no ha parado) restaurantes y demás.

En todas, la expedición de facturas es una odisea; además, se da el caso del robo descarado a los clientes al no darles la feria completa, por lo regular es cuestión de que el cliente no se fije a tiempo y después nada qué hacer.

De las telefónicas, cableras, bancos (los cajeros automáticos en muchos casos están de adorno) mejor ni hablar, nadie pone remedio.

DE MÉDICOS Y MEDICINAS

En la medicina ni se diga, y si son medicamentos controlados todavía peor, pues los precios están por las nubes. En ese caso, las farmacias de “genéricos” y “similares” son una excepción, señala Don José Carlos Arámburo, frente al IMSS Cañadas.

Aparte, las consultas de consultorios privados y los de “especialidades”, por las nubes. “Con razón se pelean tanto por entrar a medicina de la UAS”, dice Doña Carmen Osuna, “al salir se quieren hacer ricos con verle la cara a la gente”.

En el “seguro”, es común que los mismos médicos “recomienden” a los pacientes que vayan a sus consultorios privados, “porque ahí sí pueden recibir una mejor atención”, dicen, pero pagando.

Con el escándalo coronoviral ya se han dado casos.

EN EL TINTERO

-Necesario reiterar: está a punto de cumplir un año sin pagar el gobierno de Quirino Ordaz a pequeños proveedores. Un abuso propio de gobiernos atrabiliarios que dilapidan el erario en veleidades y simples ocurrencias para el aplauso.

-En varios casos, el gobernador de Sinaloa, siempre dispuesto para la foto, se comprometió, hace meses, a saldar sus deudas con pequeños proveedores. No cumple, simplemente. Ni contratos ni palabra le valen.

-Es correcta la posición de Martí Batres sobre el outsourcing, que se puede leer en: https://www.eluniversal.com.mx/opinion/marti-batres/la-reforma-sobre-outsourcing. Si no se respeta la iniciativa original, Morena y AMLO estarán dando un paso atrás y perdiendo autoridad moral, como el propio Batres señala.

-Colgados del coronavirus, políticos y gobernantes mercachifles. Les cayó de perlas, como se dice. A ver qué encuentran después.

-Escribir ¿Para qué? Nos preguntamos con frecuencia y desde hace tiempo. La cuestión sigue vigente y exige respuesta.

-El apunte, en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com) y en Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz. (cano.1979@live.com).

Comentarios