Cuando falta ciudadanía

Para enfrentar la emergencia del COVID-19 en Guasave queda claro que los ciudadanos no hicimos la tarea.

Ya en este momento, con 561 casos confirmados de la enfermedad y 65 muertes por esa causa, lamentablemente el municipio se puede mostrar como ejemplo claro de lo que no se debe hacer en una situación de evidente riesgo como en la que ahora estamos.

Contra cientos de guasavenses que acataron las medidas recomendadas por las autoridades de salud, permanecieron en sus casas y salieron con todas las precauciones a la calle cuando fue necesario, miles actuaron de manera irresponsable, como si nada estuviera pasando.

Cuando médicos que atendieron casos fallecieron y otros están contagiados y en peligro, ciudadanos hacían largas colas en los expendios cerveceros, sin cubrebocas, sin guardar la sana distancia, para surtirse como si esa fuera la última oportunidad de adquirir el producto.

Mientras médicos y enfermeras pasaban largas noches en los hospitales, arriesgándose y trabajando largas jornadas atendiendo a contagiados del virus, ciudadanos dormían en sus vehículos en filas esperando abrieran los expendios cerveceros al día siguiente.

Esas personas no eran las que obligadas por las circunstancias tenían que dejar sus casas porque si no trabajan ese día no comen, o por laborar en una actividad considerada como esencial. Era gente irresponsable, que muestra además de su valemadrismo, una gran indolencia ante quienes sí atienden las medidas preventivas y ante el personal médico que se juega la vida atendiendo a contagiados.

Creo que las autoridades municipales cumplieron con la función de prevenir, tomar medidas, apoyar al funcionamiento de los hospitales, distribuir cubrebocas, gel antibacterial, informar sobre el virus, lograr la participación en las acciones de sectores productivos y sociales a esta lucha.

La alcaldesa Aurelia Leal siempre se ha mantenido en la primera línea de las acciones de prevención durante esta emergencia, junto con sus colaboradores más cercanos. Tanto, que el Secretario del Ayuntamiento, Gerardo Peñuelas, su asesor Noé salvador Peñuelas, y su secretaria particular, Lupita Cervantes, de su círculo más cercano, se contagiaron del virus y ella debe permanecer en cuarentena durante estos días ante el grave riesgo de que haya adquirido la enfermedad.

Guasave es ejemplo de lo que los ciudadanos no debemos hacer. Que eso sirva a otros municipios.

No faltó autoridad municipal. Faltó ciudadanía.

Comentarios