Cosecha de mentiras

Productores agrícolas de Sinaloa dejan hoy sus parcelas para irse al pavimento a la lucha. No es ahora únicamente la exigencia de un precio justo para el maíz, sino para que el gobierno federal respete la palabra empeñada con ellos el miércoles 25 de marzo pasado, desde el mismísimo Palacio Nacional en la mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ahí, en ese espacio y en esa fecha, acompañado del mandatario nacional, el Director General de Seguridad Alimentaria Mexicana, Segamex, Ignacio Ovalle, anunció: “Hay productores muy eficientes que producen maíz de excelente calidad en Sinaloa, el sur de Sonora, Tamaulipas y algunos aislados más que son los que ahora el Gobierno ha autorizado a que se les garantice un precio de 4 mil 150 pesos”.

Aunque el precio no les satisfizo completamente, los productores consideraron que el compromiso oficial les brindaba certeza en ese sentido, partiendo de que en 2019 la gran mayoría de los maiceros sinaloenses vendieron su cosecha por debajo de los 3 mil 800 pesos la tonelada. Los campesinos son hombres de palabra. Cumplen. Y confían en que así será a la inversa.

Esa determinación, se dijo, beneficiaría a aquellos agricultores con hasta 50 hectáreas a los que se les compraría a hasta 600 toneladas, contemplando entre 5.5 y 6 millones de toneladas este año.

Desde el pasado mes de mayo empezó a fluir información en el sentido de que, pese a la promesa, no había seguridad alguna de que les cumplieran con el precio anunciado de 4 mil 150 pesos la tonelada, lo que se ha venido confirmando con el paso de los días. Sencillamente con la fórmula contemplada por el gobierno para llegar al precio comprometido, los números no les dan a los maiceros.

Mañana se prepara una gran manifestación en la que participarán productores de maíz del sector social y privado de todo el estado.

La historia se repite. Algo que vienen padeciendo los hombres del campo desde hace décadas, y que ya los tiene hartos, es que les mientan desde el gobierno, y ahora no ha sido diferente. Siguen cosechando burlas. Les ofrecieron certeza como nunca, pero les mintieron como siempre.

Comentarios

Praesent commodo in lectus eleifend ante. nec elementum eget et, venenatis,