Con todo y pandemia

Culiacán, 11 de mayo 2020. Poco antes de la oficialización de la pandemia y la virtual prisión domiciliaria (así sea relativa) los dueños del dinero en México depositaron más de 76 mil millones de dólares en bancos de Estados Unidos. La información es, nada más y nada menos, que de la Reserva Federal de aquel país.

Esa cantidad de recursos (generados por los trabajadores mexicanos) equivale a más de tres veces la cacareada “inversión extranjera directa” (IED) del año pasado en México y es más del doble de las remesas que nuestros paisanos envían a sus familias desde Estados Unidos.

Los grandes ricos de nuestro país, dueños de empresas, bancos y demás, superaron con creces a cualquier país de América Latina y no es la primera vez.

¿Cuántas fuentes de trabajo se podrían crear con esos recursos?  No importa, desde luego, al capital sólo le interesa el dólar en la bolsa, digan lo que digan.

A PUNTO DE QUIEBRE

En la periferia de las ciudades de Sinaloa (como en el país todo) la miseria se agudiza. Decenas de miles de familia tienen casi dos meses sin los recursos del trabajo día a día, no reciben apoyo, están, lisa y llanamente a la buena de Dios.

Mientras la desesperación, de manera entendible y sólo satanizada por ignorantes o privilegiados, amenaza con provocar reacciones indeseadas, los gobiernitos se la pasan haciendo declaraciones e implementando medidas cuya racionalidad está en cuestión.

Incapaces como son para imaginar, pero sobre todo para atender en su justa medida a quienes de atención requieren, las “autoridades” enjaretan toda la responsabilidad a la población. Que ésta pague su incompetencia y sus proverbiales descuidos, mientras se llenaban la bolsa.

Deberían darse cuenta, si inteligentes fueran, de que las cosas se pueden salir de control, en cualquier momento. Todo tiene un límite.

CONTAGIADOS

Ya son varios los funcionarios, de “los tres niveles” (denominación de banda y no de música) que afirman haberse contagiado con el llevado y traído Covid-19, que de inmediato reciben atención médica y mediática. Los que se hayan enfermado, que sanen; los otros, que los hay, que disfruten sus quince minutos de fama (o más).

No sólo políticos, también figuras de la farándula y habrá más, ciertos o en duda, en los próximos días, ya lo verá Usted.

EN EL TINTERO

-Tenían rato pensando cómo paralizar al mundo (no todo, desde luego) mientras resolvían el caos de las finanzas mundiales. Coincidencia o no, el coronavirus les allanó el camino y ya encontraron la fórmula para más delante.

-Según conocida y boyante encuestadora “25 mandatarios estatales aumentaron su popularidad” y en el primer lugar está el gobernador de Sinaloa. ¿Cómo la ve?

-Quien sea que tenga pruebas de la colusión entre gobernantes y narcotraficantes y así lo ha hecho público, está moral y legalmente obligado a entregarlas a las autoridades a cargo de las investigaciones, donde sea. No hay de otra.

-Si algo faltaba para ilustrar el sinsentido del mundo actual, llega el coronavirus, con todos sus asegunes.

-Como no puede ser de otra manera, siguen las declaraciones torpes y las tonterías de alcaldes incompetentes que quieren aparecer como salvadores del mundo.

-Toda la responsabilidad se la enjaretó el incompetente gobierno, en todas partes, a la sociedad. De ésta será el mérito.

-Que se va a “aplanar la curva” o que ya se aplanó; que ayer o anteayer sería el punto más alto, que esto y lo otro. Extraños gurúes que no explican lo fundamental, pero son buenos para predecir lo que ¿ya saben?

-¿Era ineludible decretar el impensado 10 de mayo de ayer? ¿Nada más se podía hacer? Está muy cuesta arriba conceder a la falta de capacidad de las inefables “autoridades”.

-Como sea, felicidades, deseando se supere la estrambótica realidad a la que hemos llegado.

-Se dispara la tasa de suicidios prácticamente en todos los lugares del mundo cuya población está en confinamiento (casi prisión domiciliaria). Los gobiernos incompetentes que no encuentran más salida que esa y otras ocurrencias (que por cierto no han dado los resultados publicitados) ocultan esos datos.

-Esta columna aparece en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com); “voces del periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx) y Síntesis de prensa, de Héctor Muñoz. (cano.1979@live.com).

Comentarios