¿CÓMO RIEGAS TU JARDÍN MENTAL?

La mente del ser humano es como un jardín que florece con las semillas que sembramos. Estas pueden ser de gratitud, alegría, comprensión, o de miedo, enojo, tristeza, desesperanza, etc. En estos momentos, es muy importante poner especial atención a nuestros pensamientos, ya que de ellos se derivan las emociones, y esto nos puede llevar de estar viviendo una cuarentena de manera estable, a estar viviendo en la angustia y el miedo.

¿Cómo alimentamos nuestros pensamientos? No sólo con lo que nosotros mismos generamos, sino con lo que escuchamos y vemos en los medios y en las redes, con lo que leemos, las conversaciones que tenemos, y en general a que le ponemos nuestra atención, es la forma en que regamos nuestro jardín mental.

Es por ello que es vital prestar atención plena a la forma en que estamos regando nuestro jardín. Muchas veces nos dejamos llevar por la inercia del momento que estamos viviendo y participamos directa o indirectamente de la creación de pensamientos aunque no sean los más positivos. Es verdad, no podemos encerrarnos en una burbuja imaginaria y pretender que no pasa nada, pero si podemos determinar a que pensamientos y emociones damos cabida.

Algunas recomendaciones para cuidar tu jardín mental y emocional y obtener buenos frutos, son las siguientes:

• Cuida lo que ves en los medios de comunicación

• Duda de la información que te llega, hay muchas “fake news” últimamente

• Aumenta las actividades que te hacen sentir bien

• Regálate momentos de paz y relajación

• Mantén tu atención en el momento presente

• Lee y escucha programas, podcasts y redes positivas

• Date un “detox de redes” una vez a la semana

• Haz ejercicio para generar hormonas de la felicidad

• Diviértete con la compañía que tienes en casa

Se selectivo con lo que dejas entrar a tu mente, no podemos controlar lo que pasa fuera, pero si somos responsables de lo que permitimos entrar y de generar lo que se conoce como “hormonas de la felicidad” para vivir el día a día de la mejor manera posible en la circunstancia que estamos viviendo.

Comentarios