Clases de Hacienda

Jesús Silva Herzog fue un Secretario de Hacienda muy íntegro, con un humor frío pero certero, decía que a él le había tocado devaluar el peso en un 500% y aún así después la gente lo saludaba en las calles.

Y no era para menos, en la crisis de la moratoria con Estados Unidos, el “Negro” como le decían sus amigos salió y detuvo el vendaval financiero hablando con la verdad y comprometiéndose a cumplir. Cuando López Portillo años antes nos había dicho que nos preparáramos para administrar la abundancia cerrábamos en moratoria, cuando nos dijeron que seríamos del primer mundo acabamos debiéndole al vecino más poderoso: Estados Unidos.

El día de ayer, se sacudieron los mercados financieros cuando el Dr. Carlos Urzúa presentó su renuncia como titular de la Secretaría de Hacienda, hubo algo que llamó la atención en las líneas de su renuncia:

“Me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública”.

Cómo diciendo que en este gobierno se repetía aquel viejo apotegma de Luis Echeverría cuando corrió a su Secretario de Hacienda Hugo B. Margaín:  la economía se maneja desde Los Pinos.

Pareciera que ahora en la 4T la economía se maneja desde Palacio Nacional, específicamente desde el Despacho del Presidente.

En su renuncia el Dr. Urzúa dio a entender que no podía seguir el rumbo mientras otros enfoques alejados de la realidad imperaran las decisiones de la Hacienda Pública.

Y es qué no puedes declarar el fin del neoliberalismo y a los días Trump te exija que le compres insumos agrícolas y parar la migración a cambio de no imponer un arancel a los productos mexicanos, que ayer, en el caso del acero mexicano ya se aplicó, mientras al acero canadiense bien gracias entra a E. U. Sin pagar arancel.

Lo que siguió fue una lección de lo que no se debe de hacer a la hora de dar certidumbre a los mercados: el Presidente presentó al Subsecretario Herrera como el nuevo titular de Hacienda, mientras López Obrador sonreía Herrera, recién nombrado tenía una cara de funeral, como si estuviera asistiendo al sepelio de la economía mexicana.

El peso se deslizó poco, al final se recuperó pero el Secretario Herrera horas después tuvo que salir a explicar el porqué de su cara, cosa que dudo mucho se lo hayan creído la fuente de la Secretaría.

Si hubiese sido inversor, al ver la cara de Herrera hubiese salido corriendo espantado con mi capital  fuera del país.

Como lo he dicho en este espacio, uno de los grandes opositores a la 4T será la economía. La renuncia de Urzúa muestra que algo no anda bien y más cuando la economía la quieres dirigir por decreto, así no se mueve el mercado.

Urzúa tuvo la integridad de Silva Herzog, no era el mismo escenario pero habló con la verdad. Al final los mercados lo agradecen.

No puedes montar una República del Subsidio al Consumo sobre una economía neoliberal -supuestamente desaparecida, tan solo en el  discurso-.

Esto es igual a que si Jorge Vergara dijera que Chivas desaparece y al otro día no sólo anuncian a Memo Ochoa como capitán del equipo, sino que hasta anuncian nuevo uniforme y nuevo estadio teniendo el equipo en quiebra ¿Así cómo?

Así las cosas, hay que seguir leyendo lo que pasa, pero esta renuncia no traerá nada bueno.  Por lo pronto, el día de ayer fue un día largo para el Presidente y para la 4T y, es qué la economía no aguanta desplantes, menos arrebatos.

Comentarios

ultricies venenatis, fringilla nec felis Praesent Phasellus libero. risus ut