Cifras alentadoras, pero dolorosas

De acuerdo a las cifras oficiales que maneja la Secretaría de Salud, Sinaloa ha avanzado mucho durante los últimos dos meses hacia la baja en los casos de contagios y decesos por el Covid-19.

Hay posturas diversas que recurriendo al natural subregistro de casos, que lo hay, ponen en duda la veracidad de las cifras, pero para fines de nuestro comentario, nos basamos estrictamente en los datos de la única fuente autorizada.

Veamos. Durante la semana del 21 al 27 del mes de julio se registraron en Sinaloa, oficialmente, 741 casos confirmados y 179 muertes, para un promedio diario de 105.8 casos de contagios y 25.5 decesos.

Dos meses después, del 16 al 22 de septiembre, los casos de personas contagiadas fueron 575 y los muertos 84, para promediar 82.1 y 12.0, respectivamente, de casos y decesos.

Cierto que los datos son alentadores, dolorosos pero alentadores dentro de la tragedia porque no se trata de fríos números, sino de personas que han fallecido, familias enteras que están de luto, de sinaloenses que han vendido sus escasos bienes y/o se han endeudado para poder atender a su ser querido. Es necesario no bajar la guardia y mantener todas las medidas preventivas recomendadas.

Dice el subsecretario de Salud, Víctor Sánchez Malof, y tiene razón, que de la sociedad depende que Sinaloa se encuentre pronto en la zona de “semáforo verde”. Pero también la autoridad debe actuar con mucha responsabilidad, implementando y haciendo respetar medidas restrictivas en sectores económicos de alto riesgo.

Además, garantizando instalaciones hospitalarias dignas y seguras, personal médico suficiente y bien protegido, instrumental, equipo, medicamentos y atención de calidad.

También es necesario encontrar el mejor punto de equilibrio posible entre la salud y la economía, pues las actividades se tienen que ir reanudando.

Ese es el reto.

Comentarios

id suscipit justo eget nec ipsum venenatis ultricies sit porta.