‘Chuy Toño’, víctima de COVID

Una buena se anotó Culiacán este domingo, al reflejarse ampliamente la diferencia entre lo que se vivió el Día del Niño y el Día de las Madres. Este 10 de mayo, ya no se repitieron las escenas de las aglomeraciones y las filas interminables afuera de los comercios.

Imperó el orden en Culiacán y en gran parte del estado, claro, hubo sus excepciones, pero fueron las menos. Sin duda, mucho tuvo que ver que las autoridades aplicaran mano dura y anunciaran las medidas desde hace varios días: se cerraron panteones, y los restaurantes, pastelerías y florerías solo dieron servicio para recoger y a domicilio. Nos comentan que fueron más que notorios los rondines de las unidades de la policía y de Protección Civil para confirmar que se acataran las disposiciones.

Pero no hay que dejar de resaltar que los negocios también hicieron su parte y acomodaron toda su logística para tener todo bajo control y que siempre existiera la sana distancia. De la misma manera, los ciudadanos contribuyeron esta vez, para que a final de cuentas imperara el orden. Quedó demostrado pues que se puede celebrar sin ponerse en riesgo. Enhorabuena por este “trabajo en equipo” que nos deja, ahora sí, un muy sabor de boca…

La nota que impactó este fin de semana fue la muerte, a causa de COVID-19, del exdirector de la Policía Ministerial de Sinaloa, Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, mejor conocido como “Chuy Toño”. El ex jefe policiaco falleció el sábado por la noche en el Hospital General de Mazatlán.

Según comentan sus seres queridos, estuvo internado menos de una semana y el sábado se complicó su estado de salud. Sus restos fueron cremados y no se contempla ningún tipo de homenaje en su memoria. Siempre polémico, “Chuy Toño” es recordado por haber estado al frente de la Ministerial durante los gobiernos de Juan Millán y Mario López Valdez.

Pero al parecer, lo que más ha impactado tras su muerte, es que se le recordaba como un hombre duro, que como jefe policiaco enfrentó todo tipo de polémicas, presiones, señalamientos y también riesgos en el combate a la delincuencia en tiempos muy violentos. Pero finalmente, sucumbió ante el coronavirus. Su fallecimiento es lamentable, como el de cualquier ser humano, y desde aquí mandamos el pésame para sus familiares. Por otro lado, que no se nos olvide que este nuevo virus no respeta a nada ni nadie, y todos estamos vulnerables frente a él…

Al Congreso de Sinaloa le fue imposible adquirir 7 ventiladores respiratorios, que iban a ser donados a hospitales públicos para atender a los pacientes en estado grave por COVID-19. El pasado 9 de abril el Legislativo acordó destinar una bolsa de 7 millones 760 mil para este fin, sin embargo, actualmente conseguir estos aparatos es una tarea titánica.

Su precio se ha disparado hasta los cielos (sobrepasa el millón de pesos) y escasean en el mercado, justamente porque en todos los países están buscando adquirirlos, y es que los ventiladores son vitales para garantizar la respiración en aquellas personas que ya no pueden hacerlo por su propia cuenta, una de las etapas más graves de la enfermedad del coronavirus. Por ello, a pesar de haber firmado un contrato con un proveedor, el Congreso no pudo conseguirlos.

Se supone los equipos iban a llegar el 4 de mayo, y después les dijeron que hasta en junio, por lo que los integrantes de la Junta de Coordinación Política, que dirige Graciela Domínguez, optaron por redireccionar los 7.7 millones a la compra de batas, caretas, lentes, cubrebocas N95 y otros insumos que protejan al personal médico de Sinaloa. Quizá no era lo originalmente deseado, pero en estos momentos se agradece cualquier tipo de ayuda y en cualquier forma…

Lo que no se agradece y en nada contribuye para superar esta complicada etapa, son las “bromas” que les han estado jugando a algunas autoridades municipales. Primero fue contra el alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, cuyo número telefónico fue publicado en las redes sociales como si fuera el de un establecimiento ilegal de venta de cerveza, los llamados “aguajes”.

A partir de esto, Don Jesús empezó a recibir un “tsunami” de llamadas, que asegura al final fueron más de 600, y lo peor de todo, reprochó, es que esto lo imposibilitó para establecer comunicación con otros servidores públicos, tanto del Ayuntamiento, como con el propio Gobernador, o hasta con ciudadanos que lo buscan para interponer una queja, y que es parte fundamental de su trabajo.

Pero no solo fue contra Estrada Ferreiro, pues el número celular de la alcaldesa de El Fuerte, Nubia Ramos, también fue divulgado como si fuera el de un “aguaje”. Insistimos, lamentables estas situaciones y muy mal parados quedan aquellos ciudadanos que consideran que estas bromas son “divertidas”. Sería bueno, por cierto, que se investigara el origen y que los responsables asumieran consecuencias. ¿O no? Así se las gastan. O peor… Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Comentarios

velit, mi, ultricies neque. ut mattis risus. ut ipsum nec vulputate, venenatis