Cárcel sin control

De plano, en el penal de Aguaruto las cosas no andan para nada bien. Apenas el pasado 16 de febrero se realizó “una revisión” a los reos y se les decomisaron artículos prohibidos como teléfonos celulares, pequeñas dosis de hierba parecida a la marihuana, así como objetos punzocortantes como cuchillos y navajas… Y ayer, menos de […]

Sin Línea… Y Directa es, desde 2014, la columna institucional de nuestros reporteros, quienes expresan libremente sus opiniones sobre los hechos cotidianos

De plano, en el penal de Aguaruto las cosas no andan para nada bien. Apenas el pasado 16 de febrero se realizó “una revisión” a los reos y se les decomisaron artículos prohibidos como teléfonos celulares, pequeñas dosis de hierba parecida a la marihuana, así como objetos punzocortantes como cuchillos y navajas… Y ayer, menos de 10 días después y como si no hubiera habido un primer “esculque”, se registró una balacera pues a uno de los reos federales se le localizó un arma de fuego y “accidentalmente” se le salieron dos tiros.

Así que o no buscaron bien o simplemente es “pan comido” meter armas de fuego y cualquier otro artículo prohibido a este centro de reclusión. Eso sin mencionar las otras problemáticas: las fugas, el hacinamiento, y el hecho de que haya tantos reos federales, más de 500, en una “peni” que no está hecha para albergarlos.

Y ni qué decir de la inestabilidad en los puestos de dirección: en los últimos dos años han desfilado por ahí ocho directores. Cuatro fueron destituidos y son investigados por posibles actos de corrupción, y los otros renunciaron por miedo o presión de los delincuentes ahí recluidos… uno solo duró 48 horas. Sin duda, la penitenciaria de Aguaruto se ha convertido en un dolor de cabeza para las autoridades estatales y parece que nadie ha podido, hasta ahora, poner un poco de orden…

En esta época de Cuarta Transformación, en la que parece que ningún territorio del país se salva del fenómeno electoral que es Morena, la región del Évora sinaloense representa un caso “sui generis” digno de estudio.

Y es que parece que en esta zona conformada por los municipios de Mocorito, Angostura y Salvador Alvarado se encuentra la “kriptonita morenista”, pues ahí el partido tinto no solamente no consiguió ninguno de los ayuntamientos el proceso electoral de julio pasado, sino que ahora ni siquiera figuró en las elecciones de síndicos.

Aunque se dice que estos procesos son al margen de partidos, entre los participantes es innegable la militancia y, al menos en el caso de Salvador Alvarado, los priistas se llevaron las dos sindicaturas que se disputaban, con un margen holgado y casi el 70 por ciento de los votos. Así, en el Évora, Morena parece no cobrar fuerza ni siquiera ya con el respaldo de un gobierno federal. ¿Será que priistas, panistas y perredistas empezarán a investigar cuál es la fórmula de esta kriptonita, que abunda en esta región sinaloense?…

Que alguien nos auxilie, parece que están suplicando algunos ciudadanos en Ahome, que cansados de los constantes problemas que aquejan al municipio, como el drenaje colapsado, el brote de hepatitis y un supuesto incremento en la inseguridad, empezaron a juntar firmas para pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador que intervenga en su favor.

En pocas palabras, lo que los ciudadanos solicitan es que el mandatario federal meta en cintura al alcalde Manuel Guillermo Chapman y lo ponga a trabajar y que además le pida que le baje “dos rayitas” pues lo acusan de tener una actitud “agresiva y grosera”…

Eso sí, como “mera coincidencia”, uno de los promotores de esta recolección de firmas es el destituido gerente de la Japama Luis Felipe Villegas y por ahí puede excusarse el alcalde de que todo tiene tintes políticos. Pero lo que no se puede negar son los problemas en el drenaje y para muestra están las manifestaciones de ayer de vecinos del fraccionamiento El Parque… Total, ya veremos si se consigue un buen número de signaturas y sobre todo, si es que el presidente López Obrador las toma en cuenta y hacer algo al respecto.

La administración de Aurelia Leal López en Guasave se dijo nada sorprendida de las observaciones por el orden de los 218 millones de pesos que le hizo la Auditoría Superior del Estado al gasto del gobierno de Diana Armenta durante el ejercicio fiscal de 2017.

Los resultados de la ASE observan, principalmente, un presunto desvío de 75 millones de pesos del Predial Rústico para acciones que nada impactan en las comunidades rurales, así como la compra de un vehículo (la famosa Tahoe) utilizando indebidamente recursos del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad Pública de los Municipios, el Fortaseg.

Sin embargo, el tesorero del ayuntamiento, Joel Quintero Castañeda, aseguró que para ellos nada de esto es nuevo pues ya lo habían detectado desde que llegaron a Palacio Municipal. Eso sí, dejó ver que son positivas las observaciones de la auditoría, e insistió en que se deben hacer las aclaraciones correspondientes no sólo ante la ASE sino también ante el ayuntamiento o de lo contrario las cosas se pueden poner rudas… Así se las gastan. O peor…Comentarios: [email protected]

Comentarios